jueves, 28 de marzo de 2019

All that you have is your soul

Todo lo que tienes es tu alma;

a veces, un alma hecha de letras

alma de letras

El alma, la mente —que no es lo mismo que el cerebro—, la psique, el espíritu o el yo invisible que mencionan en la serie televisiva OA, que vendría mucho al caso.
         Muchos nombres para hablar de la misma substancia inaprensible que muchos decimos sentir. Valoramos su peso, tanteamos sus límites, ponemos a prueba su resistencia y su alcance. Y acabamos sabiendo que, sean cuales sean las respuestas a nuestras preguntas, hay algo que es incuestionable: su pura existencia.
         Ese yo interior que sentimos dentro, la Mujer Salvaje (o el Hombre Salvaje) que nos dicta por dónde se va a determinado estado y qué es lo que de verdad queremos y nos hace bien. ¿Intuición? Sí, también. Y quizá un cuerpo de creencias y principios, heredados, construidos, interiorizados; una capacidad de percepción que trasciende los cinco sentidos; una energía «productiva» que nos inspira las ideas y los sentimientos más primarios y auténticos.
         Entonces, ¿esto va de metafísica? Sí, señora. Va de la naturaleza del «ser» y de cómo se forja y se templa. Va de lo que es realmente importante pero resulta, demasiadas veces, desoído e ignorado hasta por uno mismo.





All That You Have Is Your Soul - Todo lo que tienes es tu alma

Mi mamá me dijo,
Porque dice que ella aprendió por las malas
Dice que quiere rescatar a los niños
Que no des o vendas tu alma
Porque todo lo que tienes es tu alma
 

No te dejes tentar por la brillante manzana
No comas de un fruto amargo

Ten hambre solo de justicia
Ten hambre sólo por un mundo de verdad
Porque todo lo que tienes es tu alma
 

—Una vez yo fui una chica joven y bella
Tenía sueños y grandes esperanzas
Me casé con un hombre que me robó el corazón
Me dio su amor, pero pagué un alto precio por ello
Y todo lo que tienes es tu alma

¿Por qué fui una joven tan tonta
Pensé hacer historia
Creí que hacer bebés era lo mejor que yo podía hacer
Pensé que había hecho algo que sería mío para siempre
Me enteré de la manera difícil de que no se puede poseer a otro
Y todo lo que tienes es tu alma

Pensé, pensé que podía encontrar un camino
Para vencer al sistema
Para llegar a un acuerdo y no tener ninguna deuda que pagar
Lo tomaría todo, lo tomaría todo y me iría corriendo
Yo solita de primera clase y primera selección
Pero todo lo que tienes es tu alma

Aquí estoy esperando un día mejor
Una segunda oportunidad
Un poco de suerte que se cruce en mi camino
Una esperanza de volver a soñar y poder volver a dormir
Y despertar en el mundo con la conciencia tranquila y las manos limpias
Porque todo lo que tienes es tu alma

Todo lo que tienes... Es tu alma 



soul landscape
  Konner-cz. DeviantArt

Va de personas a las que se les transparenta el interior, dejando ver la promesa que encierran. Un paisaje interior repleto de biodiversidad. Los estratos ya desarrollados y los que están en proceso de terraformación. Y a veces una se pone a calcular probabilidades y especula sobre resultados futuros; y se da cuenta de que muchas personas dejan el terreno silvestre, esperando que el tiempo y el azar lo modelen. O son ajenos a su mera existencia, tan acostumbrados a permanecer sobre la tierra en continuo movimiento, a ACTUAR siempre sin dejarse espacio para la reflexión y el autoconocimiento, sin aterrizar nunca dentro y abajo.

paisaje del alma
El paisaje interior, donde moran las criaturas que realmente nos definen.

¿Os habéis sorprendido pensando, alguna vez, que a determinada persona le vendría bien sufrir un poquitín, por su bien? ¿O soy yo la única malvada en la sala?
         Y es que intuyes que allí hay materia prima de la buena,  pero que aún está verde. Que necesita afinarse y afilarse para alcanzar su madurez, que quizá esa persona lo ha tenido todo demasiado fácil y no está acostumbrada a estirar y empujar, a «templar» su acero para hacerlo resistente, a destilar el licor hasta que alcance los grados deseados.
         Vale, ya sé lo que me va a decir alguno: ¿es que no se puede aprender por otras vías? ¿Es que acaso un exceso de sufrimiento, sobre todo a edad temprana, no corre el riesgo de producir justo el efecto contrario, dejando a la persona indefensa e incapaz de lidiar con la vida? Sí y sí. Pero yo hablo solo de sufrir en cierto modo y hasta ciertos límites, de enfrentar conflictos, de lidiar las propias batallas, de medir nuestras fuerzas... Pues una vida sin problemas, siempre al margen de discusiones y causas, sin tomar partido, sin «mojarse» trae como consecuencia un músculo intrapsíquico fofo y falto de fuerza. 
         ¿A que ahora sí me dais la razón? La necesidad de ese buen sufrir que nos moldea por dentro y nos lleva a la evolución, para mirar hondo, quizá por primera vez, hacia el centro de la Tierra que somos. Y escarbar hasta dar con los huesos.

richard bach


Bien, y si esto es así para todos, cuánto más importante será cuando se trata de artistas, en general, o de escritores, en particular. Porque, ¿qué nos va a contar, qué cosa relevante va a transmitirnos quien no labra, cultiva y recolecta de su jardín interior? Quien no escribe con el alma.


letras con alma
Observo demasiado a menudo escritos que la crítica (críticos profesionales y también opinadores amateur, a menudo igual o más formados que los primeros) alaba por su originalidad e impacto, por lo renovadores que son; sin que a mí en cambio me resulten apenas significativos. Cuando otras novelas (relatos, poemas...) aparentemente sencillas, que no lanzan cohetes ni sacan conejos de ninguna chistera, que parecen bastante normales —al menos en la forma— son filosofía pura y te revelan cosas vitales.
         Pero es que hay que tener un mundo dentro para poder sacarlo afuera y plasmarlo en un papel (sin que esto, por supuesto, sea garantía de escribir una buena novela, para lo que hacen falta unos cuantos elementos más). Lo demás es otra cosa. Es ejercicio estético —bueno, malo o excelente— pero no realmente transformador. No perdurable.
         Y aquí la «honestidad» de un autor está, por encima de todo, en ser fiel a sí mismo y a su propia esencia. Pues si no, ¿para qué?


frank kafka

Porque escribir, si se hace desde ese lugar oscuro y profundo que uno lleva dentro, no solo sirve para alimentar a otros, sino que construye a la vez al propio autor, va afinando su voz y haciendo que germinen las semillas. No es por casualidad que, como dice Clarissa Pinkola Estés, «el lenguaje de la poesía y de los cuentos es un poderoso hermano del lenguaje de los sueños». Medios todos, cuento, sueño y poesía, para escribir o pintar la vida, la verdadera. ¿Vamos a desperdiciarlos?


federico garcía lorca

sábado, 23 de marzo de 2019

CADA CORAZÓN UN UMBRAL

Seanan McGuire


«Deslizándose entre las sombras bajo la cama, o a través de un armario, o por madrigueras de conejos... los niños siempre han sabido acceder a mundos mágicos. Pero ¿qué ocurre cuando regresan y no consiguen adaptarse y no son aceptados por sus familias? Eleanor West tiene un internado que acoge a estos niños que quieren volver a su mundo de fantasía. Pero con la llegada de Nancy algo cambia en el internado y pronto tendrán que enfrentarse a una tragedia por sí mismos». (Más info en la página de Alianza Editorial). 

*Autora: Seanan McGuire
*Traductora: María Pilar San Román Navarro
*Editorial: Alianza editorial

*Publicación: 28 de junio de 2018
*Precio: 15,00 €
*Páginas: 192 


Acabada la novela, venía yo este martes pasado dispuesta a comentaros mis impresiones cuando vi que, precisamente ese día, La Nave Invisible publicaba una estupenda reseña, firmada por Laura S. Maquilón, de la misma obra: CADA CORAZÓN, UN UMBRAL
         Ha pasado media semana y por fin ahora me dispongo a terminar lo que empecé el martes.

Siempre es interesante poder comparar opiniones sobre una misma lectura. En este caso veo que, coincidiendo en los aspectos esenciales, yo voy a ser más tacaña en mi valoración de la citada novela que la que se ofrece en la reseña de La nave invisible.
         Cada corazón, un umbral es una obra con importantes puntos fuertes. Me ha resultado amena, se lee bien, tiene ritmo y el hilo conductor que utiliza, ciertos asesinatos ocurridos en el colegio donde se desarrolla la trama (para mí un perfecto mcguffin***), es eficaz para centrar la atención lectora y, de paso, explotar las posibilidades de los personajes. La novela posee también otra baza ganadora, y es el canto que hace a la diversidad desde todos los puntos de vista: en cuestión de sexo, género, orientación u opción sexual, etnia, cultura o credo... Y resulta casi terapéutica en su reivindicación de todas esas «rarezas» que a muchos han podido hacernos sentir distintos e incomprendidos en diversos momentos de nuestras vidas. Algo así como «amigo raruno, no estás solo». Al darle voz a un montón de realidades no habituales (o que nos creemos que no lo son) ayuda a normalizar esa sensación de no encajar que todo el mundo ha sentido alguna vez, al tiempo que invita a buscar el propio lugar en la convicción de que este existe, que hay un sitio o unas personas que buscan exactamente aquello que nosotros somos u ofrecemos.

¿Dónde está entonces la pega? Bueno, no sé si es una pega realmente, porque puede deberse sencillamente a que yo no me esperaba que la novela perteneciera a ese género, el caso es que a mí me ha resultado un puntito, solo uno, demasiado juvenil. No he encontrado muy novedoso su punto de vista, aunque me haya gustado, no me ha enamorado por completo ningún personajes y no será de esas novelas que me dejan una huella permanente. No es la sacudida de Las estrellas son legión, por ejemplo, uno de los últimos libros de ficción leídos que más me han impactado.
         Aunque de eso ella no tiene ninguna culpa, desde luego.
         Además, al respecto de esto último he de decir una cosa: una lectora cercana empedernida, amante de muchos géneros, ha abandonado la de Kameron Hurley tras dos o tres capítulos sin haberle encontrado la gracia por ningún lado XD
         Es decir, que para gustos los colores. Cosa que yo he agradecido en carne propia ya que, como autora, es necesario recordarse de vez en cuando que ningún trabajo complace a todo el mundo y que, como los personajes de Cada corazón un umbral, hay que buscar hasta encontrar nuestro sitio. Hay que perseverar hasta alcanzar a aquellos lectores que desean leer precisamente lo que nosotros queremos contarles.



*** Un Macguffin es un elemento de suspenso que hace que los personajes avancen en la trama, pero que no tiene mayor relevancia en la trama en sí. MacGuffin es una expresión acuñada por Alfred Hitchcock que designa una excusa argumental que motiva a los personajes y al desarrollo de una historia, pero carece de relevancia por sí misma.