sábado, 23 de noviembre de 2019

TRECE, CATORCE, QUINCE, DIECISÉIS

NaNoWriMo 2019

parladoiro
lareira gallega
Con todo el atraso que llevo no puedo publicar en una sola entrada lo que han sido estos días. Así que lo haré por partes. En esta llegaré solo hasta el día dieciséis, para que no os empachéis con tanto NaNo como tengo para contaros :-)

Ya sabéis cómo es esto (o al menos, cómo trabajo yo), que vas buscando información y/o inspiración para algo concreto y te topas por casualidad con maravillas como esta.
         El castillo de Sobroso, hallado en el blog 1000 LUGARES EN GALICIA, un sitio al que voy a ir tarde o temprano. Fue verlo y pensar: mi próximo viaje largo (porque me queda lejos) va a ser ahí.
         ¿Por qué llegué a este asombroso castillo y a estos lugares que os muestro? Porque andaba yo buscando un parladoiro*** acorde con un escenario concreto de la novela. Sigrid y Lâire han entrado en casa de Fioona. La niña ya había estado allí antes pero para Sigrid resulta una fuente de enigmas. Es una vivienda modesta y austera que aprovecha sin embargo una antigua construcción absolutamente señorial, con muros de piedra bien asentados y suelo también de piedra. Cuya sala principal tiene una enorme chimenea y una de esas ventanas con parladoiro.
         Pues bien, de todas las fotografías encontradas, la del Castillo de Sobroso es la que me ha resultado perfecta. Y, claro, ya no he podido resistirme a poneros otra de las fotos del blog, la que corresponde a una lareira** de mis amores. Una belleza, ¿verdad?

Ahora el informe de los días 13 y 14. Los he dedicado a este encuentro, muy revelador para Sigrid, y a los descubrimientos a que da pie la casa de Fioona (y ella misma). Y luego hemos regresado a Aguja de Hierro, para toparnos con una antigua amiga que aparece también por casualidad. (¿Que esto os suena de algo? Efectivamente, la cura de Sigrid se me «coló» por medio y hasta hoy no he podido regresar con Elianne Acero Azul, que ya me estaba pidiendo paso. ¡Esto es un sinvivir! Los personajes se me amontonan y no doy abasto. A ver si ahora llegan días de algo más de tranquilidad.

***Parladoiro, una palabra gallega que adoro. Se refiere (en construcción) al tipo de alféizar de una ventana que tiene dos asientos a los lados y permite sentarse para mirar por la ventana, leer o hablar con otra persona sentada en frente, de ahí su nombre. Se da en las casas grandes, en los palacios, en los castillos y en algunas casas más corrientes. Suelen estar en las ventanas de la sala de estar o la cocina.
**Lareira. En gallego significa hoguera, fogata. En construcción se aplica a la tradicional cocina gallega que incluye hoguera, banco para sentarse alrededor y canizo para colgar en ristras los chorizos y otras carnes de cerdo.


Los días 15 y 16 se puede decir que fueron un retroceso. No preocuparse, no en cuanto a número de palabras, sino a que me surgió una escena que se fue alargando ella solita y que iba justo antes del encuentro entre Sigrid y Elianne. Así que tuve que dejar a Elianne parada en la puerta, justo tras desmontar del caballo que la había traído de Blakkia, y liarme con un descubrimiento de Sigrid que venía justo de la parte de Fioona y Sigrid y su ventana con parladoiro. Y es que ya que estaba con arquitectura me pudo mi pasión castillera (de castillos) y nos fuimos Sigrid y yo de parranda por las partes más misteriosas y recónditas de Aguja de Hierro. Y allí hemos pasado muy buenos ratos, desempolvando dos o tres habitaciones que he puesto en una torre que ya querría La Bella Durmiente para sus desapariciones.

Y hasta aquí el reporte de días pasados. Continuamos. 

jueves, 21 de noviembre de 2019

MIENTRAS CONTINÚA EL NANOWRIMO...

presentación Útero
... Sigo con el resto de cosas previstas, que el mundo no se detiene aunque esté entregada a la próxima novela. También hay que preparar la presentación de la anterior, mejor dicho, de las anteriores. Porque además de Útero, tengo intención de daros a conocer el sábado 30 de noviembre la creación de la Colección Relatos del Caldero, que ya os avanzaba hace unos meses, en cuanto volví del Celsius y empecé a darle vueltas a la idea.
         Redondeado el concepto y ya en papel el número 1 de la colección...

colección novelettes


Es momento de avanzar los títulos del número 2 y número 3, que podréis encontrar periódicamente en mi librería on line, igual que los anteriores. 

colección relatos del caldero
 Y ahora me vuelvo al NaNo, que sé que os debo la crónica de la última semana. Seguiremos informando.


martes, 12 de noviembre de 2019

ONCE, DOCE

NaNoWriMo 2019
 
la protegida de los lobos
Bien, pues hoy no ha estado mal pero no he logrado recuperar la pérdida de ayer. Me dejé palabras en el debe y hoy solo he logrado escribir unas trescientas de más. Así que mañana me tocaría escribir alrededor de 2.600, o sea, mil más que la media. Ya veremos si lo consigo.
         De momento, estoy con Sigrid y Lâire, su hija pequeña, de visita en casa de la misteriosa curandera Fioona. Sigrid tiene una fea herida en la pierna, pero Lâire está segura de que la Señora del bosque será capaz de curarla.

domingo, 10 de noviembre de 2019

OCHO, NUEVE, DIEZ

NaNoWriMo2019

#nanowrimo2019














Los fines de semana son todos complicados, pero este aún más. A pesar de ello me ha cundido más que nunca, parece que la presión a veces resulta positiva (o será casualidad, que tampoco quiero envalentonarme, que me quedan dos fines de semana y medio y no sé cómo van a resultar). El caso es que me he puesto al día y empezaré la nueva semana sin esa sensación de tener que recuperar a marchas forzadas.
         A la capital de Lorrell ha llegado una visitante inesperada. Tan oportunamente que Sigrid, que siempre ha desconfiado de las casualidades, teme que sea producto de algún plan complicado que tratará de desentrañar. A ver si tiene suerte.

jueves, 7 de noviembre de 2019

SEIS, SIETE

NaNoWriMo 2019

Bosque de Bryn
No es que ayer no escribiera nada. Lo hice, aunque no fueran más que las mil seiscientas y pico palabras de rigor, sin recuperar ni nada. Pero acabé más allá de las 24.00, así que no pude sumarlas a la tabla. Espero resarcirme hoy, sumando los dos días.
         De momento no me falta inspiración, de hecho tengo en mente al menos dos escenas más para seguir a partir de aquí. Lo que me está faltando es confianza. Creo que todos pasamos por lo mismo en el NaNo, en un momento u otro: veo que avanzo pero no dejo de decirme que es basura, que las escenas son malas, o están mal construídas, o que tendría que poner más de esto o menos de aquello... Y tengo que vencer el impulso de volver atrás y borrar, y corregir, y retocar. En realidad, tengo que luchar conmigo misma a brazo partido para no darle a suprimir páginas enteras.
         Así que, respiro hondo, me recuerdo de qué va esto... Y sigo escribiendo. Con la convicción de que al final merecerá la pena, tendré grosso modo el esqueleto de la historia y ya solo hará falta tomarla por partes y enderezar lo que se deba.
         (La vocecita que me advierte del horror que suele ser eso, de que a veces las correcciones son más bien amputaciones seguidas de trasplantes de urgencia, y que en ocasiones perdemos al paciente; esa puñetera vocecita, esa misma, acaba siendo silenciada; si no de otra manera, con cerveza XDD No le hagáis caso, pues, finjamos que no la oímos y esperemos que así se canse y me deje en paz).

Sigrid y yo andamos ahora en el bosque. Hemos tenido un problemilla, que ha dado al trate con su seguridad en sí misma, ya veremos si la cosa tiene arreglo. Y nos hemos topado con Lâire, la hija menor de Sigrid, un personaje que va a dar muchas sorpresas en esta novela y...
         Y mejor me callo, que tengo que dejar algo para cuando esté acabada la novela.



El reto continúa

martes, 5 de noviembre de 2019

CINCO

NaNoWriMo 2019

Hoy ha sido un día de locos, con mil asuntos pendientes y el acoso de una nube negra que me perseguía todo el tiempo. Y no me refiero a la lluvia, no, sino a todas esas pequeñas cosas que si pueden salir mal, salen mal. Aun así, he logrado escribir a última hora 1.950 palabras, mejor que los dos días anteriores, así que muuuy lentamente voy recuperando palabras de los días primeros.
         Marcho a la cama, que estoy rota. Mañana espero seguir acompañando a la querida Sigrid en una nueva aventura (escena) que promete ser de lo más emocionante.
       Que ustedes lo duerman bien.

lunes, 4 de noviembre de 2019

CUATRO

NaNoWriMo 2019

Bien, segundo día de escritura, cuarto de reto. Y sigo recuperando palabras, pero muy lentamente. A ver si poquito a poco me voy acercando a la cuota debida.
         Sigo con Sigrid, en su dachadh o gabinete privado, con líos de predicciones y esas cosas. Alternando la escritura de la novela (además de las obligaciones diarias habituales) con el diseño de carteles para mi próxima presentación literaria: la de mis novelas Útero y Equinoccio, el primer libro de la colección Relatos del Caldero.
         Ya confirmaré la fecha, pero mi idea es que sea a finales de noviembre. Y nada más por hoy, me marcho a descansar, que hoy me lo he ganado de verdad.

domingo, 3 de noviembre de 2019

UNO, DOS, TRES

NaNoWriMo 2019
 
haunting mirror
Me reengancho al NaNoWriMo 2019 al tercer día, ¡ya empezamos! Vale, que no cunda el pánico, según lo que muestra el gráfico de la web aún estoy a tiempo: en vez de las 1.666 palabras diarias yo tendría que escribir 1.786, que no es tanto, ¿no? Bueno, según se mire, si ya cuesta sudar tinta alcanzar la primera cifra...
         Pero no seamos pesimistas, ¡yo puedo! Y para demostrármelo a mí misma hoy, desde por la mañana tempranito (temprano para lo que soy yo un domingo, no digamos ya un domingo de puente) me he puesto a darle a la tecla y voy razonablemente bien.
         Escribo en compañía de Blanco White, nuevo muso del que os hablaré hasta la saciedad en los próximos tiempos (ya sabéis, el bucle, yo y esas cosas). Y ando con mi amiga Sigrid, que ha escapado del festín de Aguja de Hierro, dejando a su marido y al resto de compinches bastante borrachos a esas alturas, y ha huido buscando refugio en su habitación preferida del castillo. Que las Konning también tienen derecho a su rinconcito de intimidad y a solazarse y eso donde les dé la gana. Pues bien, hoy la cosa va de espejos mágicos y...
         Ya, ya lo sé, que el rollo de los espejos está demasiado sobado, desde que Blancanieves y su madrastra se montaban los dramas aquellos de quién era más guapa, y que si me quieren más a mí que a ti, si yo soy más vieja pero más mala y más lista y te gano... En fin, que lo sé, pero que me han surgido en la historia y no he podido resistirme. Y que estos espejos son diferentes (qué va a decir una autora, ¿no?) y tienen su propia historia.
         Por eso os he puesto el espejo inquietante del principio, que nos tiene de lo más agitadas a Sigrid y a mí. Bueno, más a ella, porque ha visto una cosa en ellos (o dos, para ser exactos) que le van a hacer replantearse el futuro.
         Y ya está, que para ser el primer día de escritura real; superados el Pasaje del Terror del jueves y la Fantasmal Compaña de Manoteras (de los que os hablaré, o no, según tenga tiempo estos días), estoy satisfecha.
         Seguiré informando de mis progresos. Tenéis NaNoWriMo para rato, me temo. Bueno, al menos lo que dure noviembre...

Jafar risa