viernes, 13 de enero de 2017

Musos - Hay voces que lo llenan todo

Nahuel Pennisi - La prisión - Primavera


Primavera-La prisión


Dedicada al hombre y a la mujer salvajes, a la criatura interior, al travieso ser espiritual que encarna tu auténtica personalidad y te guía por la vida***
***Richard Bach


Os copio la letra entera, merece ser «degustada».

En la prision de mi carne y de mis huesos hay un laberinto que guarda lo que soy, lo que no ves.
Se despereza entra el misterio, vibrando fuerte cada vez que presiente el amor real de otro ser. Ay ay ay ay, claridad. Ay ay ay despertar.
Si es que descubres antes del alba
el pasadizo que te conduce a lo profundo de este hombre real veras que hace tiempo esta luz te espera y hasta hizo una primavera con la flor que vio en tu mirar.

Ay ay ay ay, claridad. Ay ay ay despertar.

Mira, la vida no es tan solo esta guarida, ni tampoco un tunel sin salida, la vida, no es tan solo lo que ven tus ojos, si al final y al cabo cada uno encierra lo que es.

Es un palacio donde vive mi alma, un reino, un bosque encantado donde siempre amanecer. Allí te espero cruzando un rio dulce y calmo, donde si quieres puedes mojar tus pies, tus manos, tu piel. Ay ay ay ay, claridad. Ay ay ay despertar.
Aunque soy rey, a la vez soy un esclavo que espera que algún milagro me haga libre otra vez.
y aprovechando que tu me has mirado lo que soy y se ha ilusionado porque liberes a este ser. Ay ay ay ay, claridad. Ay ay ay despertar.

Mira, la vida no es tan solo esta guarida, ni tampoco un túnel sin salida, la vida no es tan solo lo que ven tus ojos, si al final y al cabo cada uno encierra lo que es.(bis)

(Recita) En la prision ...
de mi carne y de mis huesos... hay un laberinto que guarda... lo que soy y lo que no ves ... en la prision... en la prision... de mi carne y de mis huesos... en la prision... en la prision... de mi carne y de mis huesos... en la prision...

jueves, 12 de enero de 2017

PREMIO DAGÓN 2017

Hoy hace un día estupendo, ¿no os parece?
         O será que yo lo veo así por la buena, buenísima noticia que he recibido.

El día 31 de diciembre de 2016 acababa el plazo para participar en el III Certamen Internacional de Literatura Fantástica y de Terror: PREMIO DAGÓN 2017, organizado por la editorial EDICIONES RUBEO.
         
Ediciones Rubeo


Por una inspiración casi de última hora, decidí probar fortuna y envié mi novela «El Pacto» el día 13 de diciembre (esta vez no apuré plazo). Como podéis ver en las bases del concurso, el jurado se comprometía a emitir veredicto durante el primer trimestre de este año. Todos sabemos cómo son estas cosas, así que lo que yo leí en realidad fue: «a finales de marzo».
         Sin embargo, hace apenas dos días apareció en facebook la noticia de que el veredicto se publicaría 48 horas después.
         Hoy, supongo que os lo imagináis, ha amanecido el día nerviosillo (el día, no yo, ¿eh?). Y cuando por fin ha llegado el cartel ante mis ojos...
         Este cartel, con esta publicación.


Ediciones Rubeo

Os presentamos al escritor galardonado de nuestro certamen de novela fantástica y de terror, Vidal Fernández Solano.Asimismo, Ediciones Rubeo quiere hacer mención de las novelas finalistas El pacto, de L. G. Morgan, y Mujeres de barrro, de Raúl Fernández Jódar, por su gran calidad literaria.


No me lo podía creer. Es una doble alegría, mi amigo y colega Magnus ha ganado el concurso. Y yo me llevo la enorme satisfacción de que mi novela haya quedado entre los finalistas y haya sido mencionada por su calidad. Desde luego, hoy podía ser un gran día, y así ha sido.

miércoles, 11 de enero de 2017

TERROR EN LAS ONDAS

Un relato gótico en La Vieja Sirena.



El pasado 28 de diciembre, casualmente día de los Inocentes, emitimos el último programa de La Vieja Sirena.
         Era el número 13, y tal vez por eso lo dedicamos a un relato más terrorífico de lo habitual.

Radio terror

Empezamos navegando en la tierra de los sueños, recorrimos las visiones oníricas de nuestro cocinero, la contramaestre Anne Bonny y el altivo conde. Escuchamos la historia de Eveline Proude, perseguida por bruja desde Gloucester a Plymouth. Y supimos de qué modo un paisaje fantasmal puede ser la chispa que encienda la imaginación de un autor y lo lleve a idear un relato de terror entero. Esa fue nuestra lectura de la noche, el relato «Alter ego», de la Capitana Morgan —oui, c'est moi—, que surgió de soñar despierta en la oscuridad de una carretera gallega.


Tumba solitaria


Fue, como digo, la última travesía de esta mágica goleta en la que hemos permanecido embarcados un año entero. Experiencia apasionante y llena de descubrimientos. Pero también agotadora. Por eso, ahora toca tomarse unas largas vacaciones. Vagabundear por otros océanos y otras costas para recoger historias extrañas y descubrir personajes asombrosos.
         Quién sabe si, pasado un tiempo, la nostalgia será tan fuerte que me vea obligada a convocar una vez más a mi depravada tripulación. Estoy segura de que, estén donde estén, se aprestarán a enrolarse nuevamente, para surcar juntos los infinitos mares donde moran los cuentos y las sirenas. El vicio es lo que tiene. Que se le mete a uno en la sangre y una vez has probado el veneno de las letras es difícil, si no imposible, sustraerse a su llamada.

lunes, 9 de enero de 2017

MUSAS - Élisabeth Sonrel

Élisabeth Sonrel

Hacía tiempo que no aparecía yo por aquí con algún descubrimiento pictórico que me hubiera impactado y hoy, que me he encontrado por casualidad con esta artista fantástica, vengo corriendo a contaros lo poco que he descubierto (porque, como muchas mujeres artistas, sigue siendo bastante desconocida) sobre su vida y milagros.

Élisabeth Sonrel, nuestra musa de hoy, fue una pintora e ilustradora modernista francesa, nacida en Tours en 1874. Su padre, el pintor Stephane Sonrel, la inició en el arte de la pintura durante sus primeros años. Más tarde Élisabeth se fue a París a completar su formación en la Escuela de Bellas Artes, y se convirtió en pupila del pintor Jules Joseph Lefebvre.
         En sus primeros años produjo pósteres, tarjetas postales e ilustraciones de estilo Art Noveau. En 1892, con solo 18 años, presentó su obra «Pax et Trabajo» al certamen del Museo de Bellas Artes de Tours, en el que obtuvo diploma. A partir de entonces expondría de manera continua en el Salón de París, desde 1893 hasta 1941.

Élisabeth Sonrel


Élisabeth Sonrel

Después de un viaje que realizó a Florencia y a Roma su obra pasó a formar parte del estilo prerrafaelita por influencia del arte del Renacimiento y, en especial, del pintor Sandro Botticelli, al que admiraba por encima de todos.
Otras fuentes de inspiración para su pintura fueron siempre las leyendas del Rey Arturo y de la Edad Media en general, la Divina Comedia de Dante Alighieri y los temas bíblicos.

Élisabeth Sonrel

Élisabeth Sonrel

Sus obras son de carácter alegórico, místico o simbólico, por lo que podría considerársela afín a la corriente simbolista francesa, un movimiento, sin embargo, con el que Élisabeth no estuvo del todo conforme, y cuyos exponentes, todo hay que decirlo, parecieron ignorarla por completo.
         En la Exposición Universal de París de 1900, su cuadro, El sueño de la Virgen, fue galardonado con la medalla de bronce y el premio Henri Lehman de la Academia de Bellas Artes de París, dotado con 3.000 francos.

A partir de 1900 viajó a menudo a Bretaña, encontrando inspiración en los paisajes mágicos del bosque de Brocéliande y en diversos lugares de la costa, como Concarneau, Plougastel, Pont-l'Abbé y Loctudy. A menudo se alojaba en casas de huéspedes, acompañada por uno o dos estudiantes.
         Pintó varias obras en el pueblo bretón de Le Faouët antes de construirse una villa en La Baule, en la década de 1930. Trabajando principalmente en acuarela y gouache, descubrió un suministro de modelos entre las chicas jóvenes de la zona, y encontró a los bretones en general amigables, honestos y seguros de sí mismos.

Su última exposición se realizó en el Salón de París en 1941, a la edad de 67 años. También hay un registro de haber expuesto en Liverpool.
         Aunque en vida fue conocida por sus múltiples obras, tras su muerte (ocurrida en Sceaux en 1953) fue olvidada, y solo en los últimos 20 años parece empezarse a recuperar su memoria y situar su obra en el lugar de honor que merece.

viernes, 30 de diciembre de 2016

DUELO DE RESEÑAS

PRIMER MOVIMIENTO


espadas de luz

Lanzo el primer golpe con el relato que abre la antología Quien tiene miedo a morir, que es «A Yolanda no le asusta el cementerio».


cementerio invierno

El libro arranca en realidad con otro relato que, según presumo por lo leído en el blog del autor, será el hilo conductor, o el relato marco, que englobe todos los otros.
         Me ha hecho pensar de inmediato —por el recurso literario que supone, ya que en otros aspectos es distinto por completo— en el personaje que «justifica» la trama de uno de mis propios relatos, llamado Remake. En ambos casos se busca y utiliza un protagonista que haga de testigo de lo que se va a narrar, espectador involuntario de lo que se desarrolla en torno a él.
         Es cierto que, a partir de ahí, todo son diferencias. La identidad, papel vital, incluso la apariencia de cada uno, no tienen nada que ver con la del otro. Pero me resulta interesante esa coincidencia en cuanto al «voyeurismo», por decirlo de alguna manera, que se asigna al personaje que lo liga todo. Ese carácter de agente pasivo que, no obstante, provoca que suceda todo. El motor inmóvil que hace que el resto se mueva.
         El personaje que cumple esa función en Quién tiene miedo a morir, un editor de éxito, sirve para introducir el primer relato propiamente dicho de la antología.
         Se trata de una historia tierna y triste, con atmósfera sombría y a la vez poética, en cierto modo; que narra la relación entre un padre y su hija. El relato guarda un as en la manga, un giro de tuerca que cambia el sentido de lo leído y te hace repasarlo otra vez bajo esa nueva luz.
         No es terror en el sentido habitual, esto es, conseguido gracias al uso de efectos dramáticos o acciones sangrientas. Sino que consigue sembrar cierta inquietud, cierto desasosiego existencial, debido a las ideas de fondo que lo sustentan. Podríamos decir que pulsa unas teclas que a todos, alguna vez, nos han resonado dentro.
         Bien escrito y bien llevado. Sin alardes formales, con una prosa elegante que se ajusta perfectamente a la historia que cuenta. No me cuadra, sin embargo, la edad que asigna a la protagonista. Por la forma de abordarla y las descripciones que de ella hace su propio padre, debería tener, en mi opinión, unos cuantos años menos que los doce que se mencionan.
         Otro aspecto a comentar, este como simple anécdota, es el que se refiere al tema de base del relato. Dice el autor que surgió como respuesta a una convocatoria de Calabazas en el Trastero que llevaba por lema «Supersticiones». Yo, por más que he puesto interés en ello, no he llegado a ver ningún elemento claro que permita asignarlo a ese argumento. Pero seguro que esto no va a ser una sorpresa. No es la primera vez que el autor y yo debatimos largo y tendido sobre lo que es o no es reflejo indiscutible de determinado contenido :-)

*** La respuesta, cuando la espada rival se atreva a devolver el golpe, en El rebaño del Lobo.


Muajajajaa!