miércoles, 26 de abril de 2017

DIOSAS DEL HUERTO

Desirée Delgado
Imagen de la magnífica fotógrafa DESIRÉE DELGADO

Cumplido el proyecto de los LIBROS VIVIENTES —que, por cierto, salió aún mejor de lo esperado (ya os contaré)— toca lanzarse a por el siguiente reto, el espectáculo que estoy montando para la inauguración de LAS NOCHES DEL HUERTO 2.0, que tendrá lugar el viernes 19 de mayo, en el nuevo escenario del HCM.

Aquí está el cartel de este año: 


Las noches del huerto


En esta ocasión, haremos una fusión sobre el tema central de «la Diosa», la Madre Tierra, la Pachamama, la diosa Luna que vela sobre las Noches del Huerto y sobre todas las cosechas. De todos los continentes surgirán las diosas personificadas y, entre música y símbolos, nos contarán un poquito sobre sí mismas.

         Por si esto fuera poco...
         Para entrar en materia, y hasta que se haga de noche, pincharán los chicos del Manotas Dub Warriors...

manotas dub barrio

Quienes —esto es primicia— nos volverán a hacer bailar este verano a ritmo de reggae. ¿Recordáis el festival del año pasado? Un lujazo, ¿verdad? Pues, obviamente, habrá que repetir, que esto va a ser ya una institución.
 
MANOTAS DUB BARRIO


Luego, cuando salga la luna y todo esté oscuro, sonará esto:
 

Y a partir de ahí arrancará el verdadero espectáculo, mezcla de texto, música y danza.

Para terminar, el promotor del festival subirá al escenario para hablarnos del programa que tenemos para este verano, muy completito, y daremos la bienvenida a Sambaleza, una escuela de samba de Hortaleza que esa noche vendrá dispuesta a fusionar su arte con el DUB de los Manotas Warriors.
         
APUNTAD EN LAS AGENDAS: 19 de mayo a las 21.00 h. ¿Dónde? Pues dónde va a ser, donde dice el cartel XDD Por si acaso, os lo recuerdo con otro.

Las noches del huerto 2.0

miércoles, 19 de abril de 2017

Se acerca «El Día de...

...los Libros Vivientes»

Día del Libro

Me encuentro embarcada en una nueva aventura literaria y teatral. Este próximo domingo festejamos el Día del Libro con un espectáculo callejero que pretende revivir el espíritu de Fahrenheit 451, la fantástica novela de Ray Bradbury, de la que hablé hace poco, que es un canto de amor a los libros y a cuanto estos nos enseñan.

Tendremos música en directo, danza y trovadores. Desfile de Libros Vivientes y, como colofón, la entrega de premios del Certamen Literario que organizamos los de la Kultura Komissiya de Manoteras.
         Como tenemos dos bares estupendos en la zona, se podrán reponer fuerzas para aguantar con dignidad todas las emociones que sea menester. Y así deambular entre los puestos de libros maravillosos de segunda mano, flores, artículos del mercadillo que pondrá la gente del Huerto Comunitario y la artesanía de la asociación Dcyde.
         Todo esto en un festivo ambiente medieval en el que se darán cita vecin@s y foráneos.

         ¡Por los libros y San Jorge, que lo vamos a pasar lo mejor posible!

martes, 11 de abril de 2017

DUELO DE RESEÑAS - Tercer movimiento



El conejo blanco

Efectivamente, el tiempo apremia y yo me he propuesto recuperarlo. Tanto es así que me voy a contener y solo apuntaré tres cosillas acerca de mi relato «Restitución», reseñado por mi rival esgrimista, Pedro Moscatel, en su blog; antes de pasar a lo que es propiamente el ataque y la disección de su siguiente texto.
         Uno. Restitución no fue hecho para ninguna convocatoria particular y no obedece por tanto a ningún tema específico. Así, no me veo obligada a defender a capa y espada alguna superstición inexistente, mezclando la obviedad de un asesino en serie con cosas que son, a todas luces, subjetivas.

Esto no va conmigo
         Dos. Dorian se coló en mi historia sin que me diera cuenta. No fui consciente de su presencia hasta que el alma de mi artista, ese don instigador que reclamaba su parte, entró en escena. Llegados a ese punto, se me ocurrió que, según para qué lectores, la línea entre un homenaje y una copia puede resultar más o menos delgada. Quise dejar bien claro con la mención directa a la obra de Wilde que se trataba de lo primero, y no de falta de inspiración propia :-)
         Y tres. Me da la sensación de que El retrato de Dorian Gray no resulta tan, tan universal como pueda parecernos a usted y a mí.
*****
Y ahora sí, vamos con las estocadas de rigor.
duelo de reseñas
En esta ocasión acometeré tarea doble, que tengo yo en mis deberes dos relatos más que mi colega duelista y conviene adelantar trabajo. Hablaremos, pues, de los capítulos III y IV, que corresponden a los relatos Y que nadie muera para siempre y Lucy in the sky with Darrell.
         Voy a decir algo de estos relatos en concreto que creo aplicable también al resto del libro (al menos lo que yo llevo leído): se trata, sin duda, de una lectura exigente. No ya en cuanto al lenguaje, aunque este es rico y variado, sino más bien en cuanto al formato, casi experimental en ocasiones, y a la cantidad de referencias a las que se alude, más bien minoritarias, además. Todo ello hace que la experiencia lectora necesite de bastante concentración, para no perderse detalle ni matiz y entender del todo la intención y el sentido de los textos. Hay, a veces, que volver hacia atrás para encajar, a la luz del final, lo que en un principio no había adquirido significado completo.
         En «Y que nadie muera para siempre», por ejemplo, asistimos al despliegue de una entrevista que solo sabemos que es tal pasada la primera página y media por lo menos. Tratándose además de una entrevista transcrita, con sus características específicas. Hasta saberlo, uno no entiende las acotaciones y mucho menos el sentido de las preguntas. Resulta luego un relato que te atrapa sin remedio, pero el comienzo es algo desconcertante.
           Luego alcanzamos, de nuevo, la parte inter relatos, lo que es el hilo conductor del libro, y nos encontramos con una referencia a Mel Brooks y a su libro Guerra Mundial Z. Me consta que no soy yo sola la que no conoce otra Guerra Mundial que la película protagonizada por Brad Pitt, que, por lo que he indagado, poco o nada tiene que ver con la obra original en la que supuestamente se basa. No es que el dato del libro sea indispensable para entender el relato, pero sí parece que te pierdas algo de lo que hablan el editor secuestrado y el villano si no sabes de qué va lo que uno le dice al otro, importante por otra parte para justificar que el primero alcance la conclusión de que el autor de la antología de marras es otro distinto al malvado secuestrador.
         Lo dicho sobre las referencias cobra aún más sentido respecto al siguiente relato, que se queda en nada, prácticamente, si no te da por investigar para enterarte de la historia real que subyace en la narrada.
         Y con esto llego a la principal conclusión sobre lo leído: la importancia del texto intercalado entre relatos, que sirve para hilvanarlo todo. Algo que es a la vez la gran baza distintiva de esta antología y su talón de Aquiles.
         Yo estuve involucrada una vez en una antología de varios autores que intentamos fuera un conjunto homogéneo mediante el mismo sistema, la creación de una historia-marco que hiciera de argumento central. Pues bien, la cosa naufragó en ese objetivo, entre distintos autores es casi imposible dar con la clave que aúne con éxito tan diferentes estilos de escritura y temáticas. Sin embargo, Pedro lo consigue aquí con solvencia, construyendo una historia que tiene su propio interés y que va in crescendo, hasta el punto de hacerte desear seguir leyendo sin parar, porque los relatos solos se te quedan cortos. Es decir, logra crear algo más cercano a la novela que a una antología típica de relatos.
         Pero digo también que es su talón de Aquiles. ¿Por qué? Pues porque lo bueno de las recopilaciones de relatos cortos, la ventaja que ofrecen respecto a otros formatos largos como la novelette o la novela, es la posibilidad de leer a ratos, salteando incluso el orden, disfrutando cada vez del conjunto del texto. Los amantes del relato buscan esa inmediatez, esa condensación en un solo bocado de toda una historia, y eso, en este caso, no resulta posible.
         Lo estoy viendo yo que, por el formato de duelo de reseñas que hemos elegido, voy leyendo de uno en uno los relatos y la parte de texto intercalado que me toca, quedándome con las ganas, sobre todo en esta última ocasión, de saber más de esta historia central, sin la que los relatos se me empiezan a quedar algo cojos.

En resumen, voy viendo que se trata de una antología especial, con la gran ventaja de constituir un todo homogéneo y con sentido global, pero que recomiendo leer toda seguida, y no a trozos como estoy haciendo yo por exigencias del guión :-)
          

martes, 14 de marzo de 2017

Historias de Nueva Orleans

 Marie Laveau House

Fue el 1 de julio del pasado año. El «más difícil todavía» de LAS NOCHES DEL HUERTO, un festival comunitario que nace y vive al amparo de nuestro huerto de Manoteras. Allí el arte crece igual de frondoso y alimenticio que los tomates y las calabazas. Bajo la luz de la luna pudimos ver conciertos y obras de teatro, concurso de microrrelatos y danza. En un ambiente inmejorable, logrado gracias al esfuerzo de un montón de gente.
         Y en la noche número siete nos atrevimos con una performance de magia, misterio y vudú que llamamos «ManoterArtAttack».



Se trataba de aunar en un solo espectáculo tres de las principales disciplinas artísticas: literatura, música y pintura. La lectura de un relato mío sobre vudú y posesiones, Historias de Nueva Orleans, sería acompañada por las improvisaciones jazzísticas, fiel reflejo del espíritu de la ciudad, de Jesús Salgado. A la vez, la pintora María José Perrón plasmaría en un cuadro el producto de esa conjunción. Como un mago sacando un conejo inexistente de la chistera, haría nacer en el lienzo en blanco lo que hasta entonces solo sería magia intangible, hecha de música y palabras, para convertirla entonces en forma y color, en materia visible.

Hicimos los preparativos. Nuestro escenario convertido en una consulta de vudú, con su altar de santería y un cuadro de nuestra antepasada. Una mesa camilla, bebida y comida para los loas y muchas velas. Los personajes y los artistas colocados en su sitio. 

Las noches del Huerto
Las sacerdotisas

Barón Samedi
El Barón Samedi

Las Noches del Huerto
El escenario
El músico
La pintora

Invocación

Todo empezó con un embrujo.  Invocamos a las fuerzas de la oscuridad y el público fue bendecido y marcado con ocre rojo, para que los espíritus sueltos que había esa noche;
la poderosa Marie Laveau y otros como ella, venidos directamente de la tierra fértil del río Mississippi; los reconocieran entre los nuestros y respetaran sus sueños para siempre. Pues sabido es que hay que andarse con cuidado cuando se desatan semejantes poderes sobre la tierra.
Las Noches del Huerto

 
La música empezó a sonar, esta vez en las voces femeninas del coro Manoteras Dreams, que interpretó Evening rise, Spirit come. Luego la sacerdotisa explicó:

Marie Laveau—Nos trasladamos al Barrio Francés de Nueva Orleans, la mágica ciudad de la Luisiana. Uno de los lugares donde la religión vudú está más arraigada. Donde se venera a los loas o espíritus y la gente consulta sus males de amor o dinero a houngans, sacerdotes hombres, y a mambos o sacerdotisas.


»La practicante más famosa de vudú en Nueva Orleans fue Marie Laveau, una mulata muy y longeva, conocida como La reina del vudú.

Y comenzó la lectura...
  
Historias de Nueva Orleans, por L. G. Morgan.

 
Historias de Nueva Orleans 

          «Cuando Esmeralda Cienfuegos entraba en trance, cualquier cosa podía suceder. Y si ese trance tenía lugar, precisamente, durante alguna fecha poderosa… Las posibilidades se volvían entonces aterradoras.
  
            La especialidad indiscutible de Esmeralda Cienfuegos era hablar con los muertos. La piedra filosofal de su negocio, podríamos decir. Entraba en trance, se dejaba poseer por el alma del difunto que fuera, y así hacía de puente entre este y los seres queridos que quedaban en la Tierra, y que dejaban su buena plata, de paso, en manos de la señorita Esmeralda».

 La cuentista
L. G. Morgan

         «—Oh, buen Legba —rezaba Esmeralda—, escúchame y abre para mí tu puerta. Vudú Legba, ábreme la puerta de la oscuridad y deja que llame al espíritu de Amando Morales, porque voy en misión santa y le llevo un mensaje de su amante esposa.
         »Si permites mi misión, bendeciré tu nombre ante los loas y diré que eres el más grande y bondadoso. Papa Legba, te daré las gracias por toda la eternidad».

                                                          

Jesús Salgado «Los ojos se le ponen en blanco y su cabeza se dispara hacia atrás. A la primera embestida le sigue otra, más potente aún que la primera. El corazón se le desboca y casi deja de respirar. Boquea como un pez fuera del agua, luchando por echar de sí aquella presencia invasora. Sin resultado».
  
María José Perrón
  ¡ Y aquí está! La protagonista que surgió esa noche, suma de palabra, música, arte plástico... Y la magia de una noche de vudú.