martes, 27 de septiembre de 2016

Solo por esta vez


El pensamiento circular
Iván Ferreiro

Cuando cantaba con Los Piratas me parecía ñoño, y creía que su voz volvía al grupo más empalagoso de la cuenta, desviando la atención del buen fondo que tenían sus temas. Sin embargo, de vez en cuando me sorprendía tarareando por lo bajini alguna de sus canciones. Promesas que no valen nada, los Años 80... Que no me acababan de gustar, no. O no del todo... O al menos, no en abierto.
         Años después, ya en solitario, el señor Ferreiro me conquistó. Más hecho, más personal, más suyo. Con esa voz que ya no me parecía ñoña, sino melosa, dulce, llena... Con ese tonillo gallego, apenas apreciable, tan encantador.          Tournedo; Cómo conocí a vuestra madre; Ciudadano A...
         Ya no se ha vuelto a alejar por mucho tiempo de la banda sonora de mi vida. Y, de tanto en tanto, me topo con alguna canción suya que me asalta día y noche durante al menos una semana (yo soy obsesiva-circular con la música, y cuando me da con una canción la escucho hasta morir).
         Eso me ha ocurrido, precisamente, con «El pensamiento circular», una canción que forma parte del último trabajo de Iván Ferreiro, un disco que llevará por título «Casa».


pensamiento circular

Y el caso es que según la oía, mientras caminaba e iba yo pensando en mis cosas, ya me parecía que rozaba peligrosamente el palo, que podía considerarse de lo más tiernuca y emotiva. Pero no podía ser, tenía que tratarse de un error de apreciación. A ver, nenes, que yo no soy ñoña, no nos equivoquemos. Así que, lo que vais a escuchar (lo que yo llevo escuchando ya unos cuantos días) es tan solo una balada pop normal y corriente, que nada tiene de sensible.




(Solo hay disponible un avance, el resto en Spotify)

¿Qué os parece? ¿No resulta de alguna manera adictiva?
         A mí se me fue metiendo dentro de manera muy sibilina. Como si me hablara al oído, empeñada en contarme sus verdades a media voz. Hablándome de recuerdos de esos que permanecen al acecho, por nuestra propia voluntad, en algún rincón poco visible de nuestra mente y nuestro ánimo. La presencia oscura de un antiguo olor, vago y remoto. La sombra de una persona, una idea o una experiencia que ha desdibujado el tiempo. Que pudo existir de verdad, o acaso no. El retazo de un sueño o de alguna vida pasada. Triste y nostálgico como solo el pasado o los deseos incumplidos pueden serlo.
         Algo a lo que volvemos cada vez que todo falla y nos asalta el terror a la pérdida. O cada vez que el hoy parece más triste, más gris o más vacío que el ayer.
         Algo así como una tabla de salvación o una muleta que nunca lográramos dejar atrás del todo, porque sabemos que será inapreciable en algún momento, quien sabe cuándo.

Es un asco que una simple canción oída en la radio sea capaz de volvernos melancólicos, de removernos por dentro de esa manera, sin previo aviso. Y conecte, seguramente sin querer, con la parte más honda de nosotros mismos.
         Pero la carne es débil, y el espíritu no digamos. Y, claro, nos dejamos llevar. Eso sí, entendámonos bien, será solo por esta vez, solo durante un momento. Y mañana ya nos rearmaremos, si eso.

lunes, 19 de septiembre de 2016

DIEZ NEGRITOS

Ágatha Christie




Adaptación radiofónica de L.G. Morgan.
Diez desconocidos son invitados a la casa de Mr. Owen, situada en la desierta Isla del Negro, Devon, Inglaterra. Una vez allí descubrirán que su anfitrión no se encuentra en la casa, pero, sin embargo, les ha preparado una macabra sorpresa.

Elenco:

MR. ROGERS…………………………………………………………….…. Jesús Tejedor, “el músico”
MRS. ROGERS………………………………………………………… Beatriz Moya “Ágatha”
VERA CLAYTHORNE………………………………………………….… L.G. Morgan “Capitana Morgan”
PHILIP LOMBARD…………………………………………………… David Sanz “Lope de Vega”
ANTHONY MARSTON…………………………………………………... Nacho Fernández “Barbanegra”
TRACY BLORE…………………………………………………………… Miriam Vila “Mary Read”
GENERAL MACKENZIE…………………………………………………. Miguel A. Rodríguez “el conde”
EMILY BRENT……………………………………………………………. Marta García “madame Ching”
SIR LAWRENCE WARGRAVE………………………………………… Miguel A. López “el cocinero”
DRA. ROSALIND ARMSTRONG…………………………………… Ana López-Yarto “Anne Bonny”


AÑADO AQUÍ LOS DOS AUDIOS QUE OCUPA LA OBRA, por si queréis escuchar la obra entera:
DIEZ NEGRITOS - Parte I
DIEZ NEGRITOS - Parte II

Huerto comunitario ManoterasEste último viernes, en el escenario de «Las noches del Huerto», junto al Huerto Comunitario de Manoteras, los tripulantes de La Vieja Sirena*** llevamos a cabo nuestra propia representación de la famosa obra de Ágatha Christie.

         Ágatha Chistie escribió su novela «Diez negritos» en 1939. Desde el principio recibió una acogida excepcional por parte del público, alcanzando los siguientes récords: Es la novela más vendida de su autora, con unos 100 millones de copias hasta la fecha. Es la novela de misterio más vendida de la historia. Y, por último, está considerada dentro de los 10 libros más vendidos de todos los tiempos.

Ten little niggers         Ha sido adaptada al teatro, al cine (en varias ocasiones) y a la radio.









Por nuestra parte, ¿qué hemos hecho con los «10 negritos»? Pues adaptar la obra al formato de ficción sonora y representarla en directo, en nuestro escenario hortelano, como el ensayo general que un grupo de piratas de mal vivir se prestaron a hacer para Ágatha.
         Mirad, así lo explicábamos el viernes:

Foto: Antonio García
Nuestro flamante presentador

«Hoy, en Las Noches del Huerto, tenemos radio. El equipo de La Vieja Sirena ha navegado hasta aquí, al auditorio del huerto de Manoteras, para representar en vivo y en directo la obra teatral de Ágatha Christie «Diez negritos».
La Vieja Sirena es un programa literario y radiofónico que se emite en Radio Enlace, nuestra emisora comunitaria de Hortaleza, y que arrancó su andadura en diciembre de 2015.
La Vieja Sirena es también el nombre del barco (barco pirata, dicen algunos) en el que navega una peculiar tripulación. Ellos son la Capitana Morgan, la contramaestre Anne Bonny y la condestable Mary Read. Bajo sus órdenes, otros tres marineros de pro  que han ido subiendo a bordo en distintos momentos, más o menos voluntariamente, nos cuentan historias propias y ajenas. Son el Conde, el Cocinero y el Músico.
Este barco tan singular se mueve a través del océano, y puede cambiar de época y lugar inspirado por las obras literarias que se lean en él. Que se lee La isla del Tesoro, pues allá que te vas a la Isla del Muerto. Que se leen obras de Poe, pues el barco te lleva a Boston. Que se te ocurre leer ciencia ficción, pues sin saber cómo ni por qué, aterrizas en Marte.
El caso que hoy nos ocupa (sí, ya voy al grano) tiene que ver con las obras de Ágatha Christie. En uno de sus últimos viajes La Vieja Sirena se topó con el pirata Barbanegra, que a su vez les puso en contacto con unas gentes de lo más intrigantes. Volvieron a saludar entonces a su viejo amigo Lope de Vega. Y conocieron a la célebre Ágatha Christie y a Madame Ching, una pirata oriental de reputación peligrosa.


Sin más preámbulos, damas y caballeros, demos a conocer a los personajes de los que les estoy hablando.

FX1: Música: Moonlight serenade, Glenn Miller (Se deja sonar 0.5 min. y luego, muy baja, se deja de fondo para el desfile)

Foto: Antonio García
 ...convertido también en el elegante director de nuestro desfile de modas.

         (1)         En primer lugar, recibamos a Ágatha Christie, una dama británica muy decidida que ha conseguido de los piratas lo nunca visto: que se avengan a ensayar con ella su obra de teatro. Luce un vestido de tweed y se adorna con un gracioso sombrerito.
Ágatha hará hoy el papel de Mrs. Rogers, la cocinera de la casa. Además de darnos, como autora que es, las correspondientes explicaciones en el momento en que lo necesitemos.

Ágatha Christie
Foto: Antonio García

         (2)         Anne Bonny como… ¡la doctora Rosalind Armstrong! Es una mujer rubia y bronceada, de unos cuarenta y tantos. Viste pantalón oscuro con raya diplomática y blusa de seda, de color rosa intenso. Es elegante y lo sabe. Desprende un aura de seguridad y buena posición. No por casualidad es una médica reputada que tiene entre sus pacientes a varias damas de la alta sociedad.

Anne Bonny
Foto: Antonio García

         (3)         Ahora nuestro conde, tan aristocrático como siempre, desempeñando en esta ocasión el papel del general Mackenzie. Vean qué garbo, qué apostura… ¡y qué de galones! Es capaz de caminar más tieso que un huso. Sí señor, derecho, derecho. Y flemático. Como solo puede serlo un militar de carrera británico. Sus sienes plateadas y su bigote combinan perfectamente con el verde oliva del uniforme.

Conde de Villamediana
Foto: Antonio García

         (4)         Nuestro querido Lope de Vega será en esta ocasión el capitán Philip Lombard, un hombre que ha viajado por lo más profundo del continente africano y ha vivido para contarlo. Delgado, bien parecido, bronceado… Luce un traje elegante de mezclilla y zapatos de gamuza azul. Es el perfecto aventurero y, como el propio Lope, un admirador de las damas. Ya verán, ya, cómo esta vez le echa el ojo a Vera.


Lope de Vega
Foto: Antonio García

         (5)         La Capitana Morgan, caracterizada como su personaje: Vera Claythorne, la secretaria. Lleva una elegante falda de tubo años 40, blusa estampada y mangas de gasa. Medias de seda y zapatos de tacón. Ella también ha sido contratada a través de una agencia: La perfecta secretaria.


Capitán Morgan
Foto: Antonio García

         (6)         Nuestro músico, ataviado para la ocasión con una elegante a la par que sencilla camisa blanca, corbata negra y delantal del mismo color. Listo para interpretar al perfecto mayordomo inglés, Mr. Rogers. Es un hombre serio y formal, que ha sido contratado, al igual que su mujer, Mrs. Rogers, a través de una agencia de colocación.


Músico Moscatel
Foto: Antonio García

         (7)         El Cocinero de La Vieja Sirena será esta vez el honorable juez Sir Lawrence Wargrave, jubilado. Le vemos desfilar con la toga roja característica y esa mirada severa que hacía temblar a los criminales de su época. La peluca se la ha dejado en casa. Claro, ¡con este calor! Pero su dignidad no queda por ello en entredicho. ¿No es verdad que tiene una pinta de juez inglés pese a todo que tira de espaldas?


Cocinero John Silver
Foto: Antonio García

         (8)         Madame Ching, la pirata más poderosa de todo Oriente, dará vida a la señorita Emily Brent, una solterona, inglesa hasta la médula. Hija de militar, no hay más que verla. Luce vestido de entretiempo, de buen paño inglés, zapatos cómodos, de buen cuero inglés, guantes de seda, de buenos gusanos ingleses (ejem, nunca había oído yo esto de los gusanos ingleses, pero ella se ha empeñado en afirmar su nacionalidad británica). Y la inevitable madeja de lana —gris, cómo no—, pues es una forofa de la calceta.


Madame Ching
Foto: Antonio García

(9)         Mary Read, nuestra condestable, en el papel de Miss Tracy Blore. Es una mujer delgada, con un aire serio y eficiente que intentan desmentir las joyas que lleva, demasiado llamativas en mi opinión (que quede entre ustedes y yo, me juego el cuello a que son de pega.)
Una cosita (como en plan confidencial), cuando empiece el ensayo se van a sorprender de que los demás la llamen Miss Davis. No hagan caso. Todo se debe a que nuestra Tracy viaja de incógnito, y dice proceder de Sudáfrica, lo que no es cierto, y ser una rica heredera, lo que es más falso aún. Su verdadero trabajo es… Bueno, mejor dejo que lo descubran por sí mismos. Solo miren su calzado cómodo, a ver qué les sugiere.

Mary Read
Foto: Antonio García

         (10)         Y por último, el temible Barbanegra, convertido en esta ocasión en un joven primoroso de unos veintitantos años, rico, mimado por la vida, pero no muy espabilado. Su nombre: Anthony Marston. Nuestro pirata se ha resignado a decir adiós a su habitual barba negra y sus cabellos trenzados. Sacrificio que Ágatha ha prometido compensarle con un cargamento de ron para él solito. Viste un elegante polo azul y pantalones de color crema. Es un fanático de los autos modernos y de la velocidad.


Barbanegra
Foto: Antonio García

—Bien, ahora que ya conocen ustedes a los 10 negritos solo me resta llamar su atención sobre una cuestión peculiar. En la mansión donde se desarrolla nuestra historia existen un par de detalles decorativos poco corrientes, que casan bien con el nombre de la isla, Isla del Negro, y que van a resultarles de interés, estoy seguro.
Por un lado, en la repisa de la chimenea que hay en el salón donde se reunirán nuestros huéspedes, hay diez pequeñas figuras, diez negritos, dispuestos en fila. Aquí los tienen ante ustedes (señala las velas). Háganse a la idea de que estas 10 velas, que yo acabo de encender, representan a los negritos. Y no les quiten ojo, se lo ruego, pues ya les anticipo que tendrán un papel destacado en la obra.
Por otra parte, tomen nota de algo igualmente raro. En todas las habitaciones de la casa hay una copia, enmarcada y colgada en la pared, de una canción infantil titulada «Los diez negritos». ¡Qué manía tiene el dueño con los negritos!, ¿no les parece?

Nada más por mi parte. La obra consta de 3 actos. Tras el segundo, haremos un pequeño descanso de 15 minutos. Espero que disfruten del espectáculo.

Técnicos sonido
Foto: Antonio García
Nuestros técnicos de sonido, metiendo el siguiente FX:

FX3 ENTRA EL RAP: (Aquí nuestro querido Lope de Vega se marcó un rap de su autoría, una versión, como veréis, muy peculiar de la canción infantil «DIEZ NEGRITOS»).

Diez negritos
Foto: Antonio García
La mesa completa, escuchando a Ágatha

DIEZ NEGRITOS – Ágatha Christie – Acto I

Estamos sentados tras la mesa, con los guiones y los micrófonos listos. La mesa de sonido está en el escenario elevado, que parece una cabina de radio. Comienza a hablar Ágatha.

(Ágatha) A ver, queridos, ahora muy atentos todos porque esto nos tiene que quedar bien, que se trata nada menos que del ensayo general. Repasemos un poco el argumento de la obra, para que podamos ponernos en situación.
»Bien. Diez desconocidos reciben una carta en la que se les invita a visitar la Isla del Negro. Todos ellos acuden a la cita puntualmente, atraídos por diferentes motivos: unas apacibles vacaciones, un trabajo bien remunerado o la posibilidad de rencontrarse con viejos conocidos. Cuando llegan a la isla se encuentran con la sorpresa de que su anfitrión, Mr. Owen, (o Mrs. Owen, vaya usted a saber) no está en la casa para recibirlos, ni se sabe cuándo vendrá.
»¿Hasta aquí todo claro? ¿Sí? Pues entonces, empecemos.
 FX5 Sonido de mar y gaviotas  (Se queda de fondo un rato para que hable Ágatha)
»ACTO PRIMERO: Nos encontramos todos juntos en la única casa que existe en la Isla del Negro, un islote rocoso y poco atractivo que se  halla a la altura de Devon, Inglaterra. La casa está puesta a todo tren, en estilo moderno. Tiene vistas al mar y mucha luz. El salón está amueblado con gusto. Hay varios sofás y butacas, una chimenea y un mueble-bar.
»Hemos ido llegando poco a poco. Primero Mr. y Mrs. Rogers, los criados, que vinieron en barco ayer. Luego el resto, durante la mañana de hoy. Estamos un poco extrañados todos porque nuestros anfitriones no están, y cuando nos hemos puesto a charlar sobre el asunto, nos hemos dado cuenta de que, en realidad, ninguno los conocemos en persona. Ni siquiera podemos estar seguros de si se trata de un matrimonio, o solo es Mr. Owen, el último propietario que compró la isla, el responsable de que estemos aquí.
Nos han dicho que la cena se servirá a las ocho. Así que estamos todos haciendo tiempo en   el salón hasta que nos llamen. De pronto, Vera, la secretaria que ha contratado Mrs. Owen, se acerca a la chimenea y ve algo que la sorprende. Les comenta al resto:

Aquí arranca el espectáculo. Que podréis oír completo en nuestro programa La Vieja Sirena, emitido en Radio Enlace. O, si lo preferís, como podcast en ivoox, a partir del día 28 de septiembre.

Diez negritos
Foto: Antonio García
En plena representación, cada uno atento a su micro


Nuestro presentador iba anunciando cada muerte con un sonido de gong. Luego soplaba una de las velas. Ya solo quedan cinco, cuatro...


Y no quedó ninguno
Foto: M. A. Rodríguez
Y no quedó ninguno
Foto: M. A. Rodríguez
Acabada la actuación, saludando al respetable.
         Más que satisfechos de que, estando como estábamos en un huerto, no nos cayera encima ni un solo tomate. En cambio hubo aplausos, mucho cariño y felicitaciones. Y, claro, así uno se crece y no quiere otra cosa que repetir al año próximo. No sé yo si sería consciente de ello el amable público. Aunque, bueno —pensarían— en un año habremos podido reponernos del todo. Así que... que vuelvan con otra.

Diez negritos
Foto: M. A. Rodríguez

Diez negritos
Foto: Antonio García


***La Vieja Sirena es un programa literario con formato de radio-teatro, que empezó a emitirse el 1 de diciembre de 2015 en Radio Enlace (107,5 del dial) todos los últimos martes de cada mes. (http://laviejasirenaradio.blogspot.com)

La Vieja Sirena

A bordo de La Vieja Sirena podrás realizar misteriosas travesías literarias, asistir a encuentros entre piratas, escuchar relatos que no pueden ser desvelados a la luz del día, conocer historias que gentes de todo pelaje han dejado por escrito para arrojarlas al mar al albur de una botella. Porque nuestro barco navega con rumbo variable, el que le dictan las palabras de los cuentos... Si consiguen ser pronunciadas con la cadencia oportuna.