viernes, 2 de agosto de 2019

COLECCIÓN RELATOS DEL CALDERO

Lanzando nuevo proyecto


Han pasado muchos días desde que no escribo por aquí y vengo cargadita de novedades. Vamos primero con la recopilación de las cosas que he hecho en todo este tiempo, para que veáis cómo han surgido esos nuevos proyectos y de dónde vienen.

Tras los días pasados en el Festival Celsius232, en Avilés, volví a casa con un montón de ideas novedosas acerca de libros, lectores y formatos. Y es que fueron jornadas de mucho aprendizaje y, también, de mucho contacto con otros creadores; algo que supone siempre siembra segura de productivas semillas.
         ¿Recordáis lo que os contaba de Neuh, el colectivo de autores autoeditores en el que había ingresado, AQUÍ? Pues con ellos fui al Celsius. Esta, por cierto, era nuestra caseta:



Mona, ¿eh? Y aquí el rinconcito con mis libros y el póster del lanzamiento de mi próxima novela, Útero (sí, la que tenía en el blog sin decidirme a editar en papel), que espero poder ofreceros en septiembre.




Ahora, el póster en grande, para que veáis la portada que le he diseñado a la novela, que a mí me tiene loca de contento.
       Lo suyo sería mostrarme más modesta, lo sé, pero ya sabéis que yo digo las cosas según me salen y las siento, otra cosa sería mucho pedir :-)
         En este caso concreto, la cubierta ha sido fruto de mucho esfuerzo y mucho pensar y repensar, diseñar y rediseñar. ¿Cómo no estar orgullosa entonces de poder decir: prueba superada?




¿Por qué me he decidido, diréis, a dar este paso: editar Útero en papel?Bueno, en ello confluyen varios factores. El primero, que suele hacer que me lance a la carga, es la opinión (positiva) de quienes la han leído. El segundo es el amor de madre: desde aquellos tiempos en que Babylon se echó para atrás por problemas internos y nos dejó a varios autores con las novelas al aire, tenía la espinita de no haber visto el proyecto convertido en realidad tangible. Si a una editorial le había gustado la novela como para publicarla, era una verdadera lástima que se quedara sin lectores, ¿no? Por eso lo de mostrarla en el blog.
         Con lo dicho hasta aquí la cosa podía, perfectamente, haberse quedado en ese punto; pero intervino el segundo factor, que es mi «carrera» de autoeditora. Os parecerá mentira, pero hasta que no me decidí por segunda vez a tirar p'alante como fuera y sacar a la luz una novela, no me cambió la mentalidad. A partir de ese momento pasé de esperar a que sonara la flauta y un buen editor se decidiera a leerla (sabéis que pasan meses en el mejor de los casos), aprobarla, editarla y publicarla; a pensar que, como solo dependía de mí misma, iba a hacer las cosas cuando y como yo quisiera. Y eso te da una sensación de empoderamiento asombrosa y hace que te atrevas con todo.
         El tercer factor es precisamente Neuh, que me ofrece la posibilidad de tener un escaparate y punto de venta para mis obras. Hasta Neuh yo dependía solo de mi web: L. G. Morgan's bookshop. Que es una vía estupenda, fácil y rápida, pero que carece del «enganche» del vis a vis que permite una librería. A los lectores nos gusta tocar, oler y sopesar el papel.
         Así que, con todo eso en cuenta, me puse manos a la obra y corregí una vez más Útero (ya sabéis, si por el autor fuera, las modificaciones y mejoras no terminan nunca), lo maqueté, diseñé la cubierta, la inscribí en el Registro y la dejé lista para salir a escena. Lamentablemente, no me dio tiempo a tenerla para el Celsius, así que debutará en sociedad a mediados o finales de septiembre.

Y en eso he estado ocupada una buena parte de este tiempo.
         Además... Ya digo que volví del festival pletórica y con mi cabeza bullendo cual caldero de bruja. He aprendido mucho sobre lectores y ventas, y he visto el tirón que tienen los libros de pequeño formato. Sobre todo cuando se trata de autores poco conocidos. Si no eres un lector empedernido, de esos a los que nos gustan las novelas capaces de calzar cualquier mueble cojo, prefieres arriesgarte con novelas cortas... y más baratas. Algo de lo más razonable.
         Por ello... ¡He decidido sacar mi propia colección de novelettes! Novelas muy cortas (7.500 a 17.000 palabras), algunas de las cuales tenía ya escritas, publicadas en antologías conjuntas o esperando encontrar su hueco dentro de la edición tradicional. Pero como ya no espero...
         Como ya no espero, aquí la tenéis: mi colección de novelettes «Relatos del caldero», con los siguientes elementos comunes y distintivos:



Novelas cortas que nacen a partir de varios ingredientes:

Una buena base de realidad histórica. Un puñado de personajes reales y de ficción. 

Unas pizcas de magia y de terror, de tiempos y espacios varios.

Con el toque brujeril imprescindible para terminar la cocción.

BON APPETIT



Y como cuando yo me lanzo a algo soy como una locomotora, puedo ya presentaros también el número 1 de la colección: Equinoccio, una historia que creé hace algún tiempo como homenaje a un concurso y a unos grandes amigos míos que lo ganaron.



El color final es una mezcla de ambas muestras, porque luego en papel no queda exactamente como lo ve uno en pantalla. Pero para que os hagáis una idea, sirve perfectamente.

Sinopsis de Equinoccio:


Madrid, siglo XVII. El Madrid de Alatriste, de las corralas y los grandes literatos, de las intrigas cortesanas. Una mujer druida llegada desde el pasado; una noble romana encinta que ha sido raptada en su propia época; un conjurado que defiende el Conocimiento por encima de todo; se reúnen en la Villa y Corte para torcer un nacimiento. Dos órdenes secretas enfrentadas. Poderosos movimientos astrales capaces de regir el Destino de la Humanidad. Si todo sale bien, nuestros protagonistas lograrán salvar el mundo, pues están del lado de la Justicia y buscan salvaguardar la Verdad que se encuentra en los libros.

Ayer mismo recogí la caja con los ejemplares y solo me faltó dar saltos de alegría (bueno, algún salto ya he dado, pero solo en la intimidad de mi casa) por lo bonito que me parece. Ahora queda subirlo a la web y distribuirlo por los almacenes para que estos lo pongan a la venta.
         Y a la vuelta de vacaciones, lanzarlo a bombo y platillo, para que todo el mundo pueda hacerse con esta preciosidad. Seguiremos informando, permanezcan atentos a sus pantallas. Buen verano, se me cuiden, por favor.

miércoles, 12 de junio de 2019

La loca, loca historia de Ben Hur

Teatromascope en La Latina

la loca loca historia de ben hur


Fue en primavera, esta que aún nos dura (hasta el 21 de junio, cuando inauguraremos este año el verano), cuando unos cuantos aguerridos manoteranos nos desplazamos al Teatro La Latina para ver la representación de «La loca, loca historia de Ben-Hur», obra que nos había recomendado Agustín Jiménez, uno de los actores encargados de darle vida.

Estrenada en julio de 2018 en Mérida, en el Festival Internacional de Teatro Clásico, ofrece cinco representaciones, del 4 al 8, y luego emprende gira...




...Para recalar en la primavera madrileña en el TEATRO LA LATINA. Y ahí es donde la vemos nosotros.




¿Por qué lo de Teatromascope? Porque lo que hace el montaje de Yllana es combinar elementos del teatro y del cine, logrando con diversas proyecciones dotar a la escena del movimiento, la profundidad y la espectacularidad propias de las películas. Más aún, de las películas de romanos.

Reparto

Agustín Jiménez
Elena Lombao
Richard Collins-Moore
Víctor Massán
Fael García
María Lanau (en Mérida fue Eva Isanta)

Ficha artística

De Lewis Wallace
Versión de Nancho Novo
Dirección artística: David Ottone y Juan Ramos Toro
Escenografía: Carlos Brayda
Vestuario: Gabrila Salaverri
Iluminación: Juanjo Llorens
Diseño audiovisual: Javier del Prado
Producción ejecutiva: Focus
Dirección: Yllana



ben hur teatro reparto

El resultado de todo esto es una producción gamberra y diferente, en la que destaca la puesta en escena y el trabajo de los actores, explotada al máximo su vis cómica.
         Es una obra de unos ciento diez minutos que se te pasa en nada. Una pieza cuya conexión con el Ben Hur de Charlton Heston es esperpéntica, cada parte de la película está representada en la obra de manera claramente paródica, generando auténticas carcajadas.
         A destacar también la carrera de cuádrigas, que ha debido de suponer un montón de coreografía y ensayos y cuyo efecto es absolutamente genial. Y los aspectos incluidos en el argumento original que aportan una visión actual y cercana a los intereses de hoy, como el feminismo y una posible «moraleja» de la historia, la poca fiabilidad de los medios de comunicación de masas, puestos rara vez al servicio de la verdad, sino más bien al de los intereses del poderoso y el que paga.

miércoles, 5 de junio de 2019

EL MÉDICO - El Musical


















Partiendo de la base de que no soy fan fatal de los musicales, así en general (aunque West Side Story o Jesuscristo Superstar son quizá de mis películas favoritas, pero supongo que eso no cuenta); he de decir que El Médico*** me ha dejado muy, pero que muy impresionada.
         ¿Por qué digo lo de que los musicales no son mi género favorito? Bueno, porque encuentro un poco de falta de «densidad», o de fondo, en muchos de ellos. Esto no es a priori un defecto, claro, es solo que, puestos a escoger, yo prefiero historias donde me cuenten algo con más profundidad. Y esto es más habitual encontrarlo en otros formatos.
         Sin embargo, los musicales aportan algo inigualable: el concepto de espectáculo. Cosa que El Médico, además, refleja como pocos.
         Con producciones de este calibre aprecias especialmente el valor de una buena escenografía. Y en este caso concreto, en manos de Alfonso Flores el efecto es espectacular.
         Una puesta en escena muy inspirada, con recursos originales y efectivos cien por cien (y eso que dicen que el escenario del Nuevo Apolo es tan estrecho que pone las cosas muy difíciles a todos los profesionales del gremio).
         La sucesión de decorados que suben o bajan, una plataforma giratoria en el suelo que permite que personajes y artefactos se muevan de manera muy realista, el juego de los espejos, la perspectiva lograda con los fondos y una especie de pantalla semitransparente sobre la que se proyectan imágenes o luces. Efecto de verdad notable cuando se trata de recrear una tormenta de arena en el desierto, o la niebla del puerto londinense.
         Un palacio persa que se convierte en madrasa a la menor necesidad. Una caravana que recorre kilómetros de dunas, de noche y de día. Un árbol recortado que se pliega a voluntad. igual que los rollos de la biblioteca médica...
         En resumen, un gusto para los sentidos y un estímulo constante para la admiracion.
 
Barber Rob Cole niñoBarber y Rob niño

La música es una delicia. El sonido, la iluminación... Y la orquesta y los cantantes sobresalientes. Las letras, sin embargo, no me convencieron demasiado. Cierto que es muy difícil convertir en canción diálogos y narración, pero por eso mismo mi queja de que con tales adaptaciones suele perderse, en mayor o menor medida, buena parte del meollo de las historias.

Rob Cole adulto Gerónimo Rauch
Rob Cole actual (Gerónimo Rauch)


Rob Cole adulto Adrián Salzedo

Adrián Salzedo en el papel de Rob Cole adulto (primera parte de la temporada)

Yo leí la trilogía de Noah Gordon cuando se publicó en España, y de las tres novelas mi preferida fue, sin duda, la primera: El Médico. Así que sabía de qué iba la historia.

         La adaptación a Comedia Musical (que, según dice la prensa, ha complacido al autor de la novela) respeta lo esencial del argumento, eso es cierto. Y también el espíritu de aventura, de viaje iniciático que vive su protagonista, enfrentado a culturas y paisajes que en el siglo XI tenían que ser tan extraños y resultar tan remotos como si fueran de otro mundo. La pasión de Rob por la medicina y el aprendizaje, su don, algunos de los conflictos que enfrenta... Pero, por fuerza, deja fuera de foco tramas secundarias, no ahonda en nada de manera suficiente y resuelve conflictos con una especie de abracadabra. Por último, acaba mucho antes que la novela que le sirve de inspiración, cuando precisamente el tramo final me pareció bastante memorable.


Sofía Escobar y Gerónimo Rauch




Mary Margaret Cullen (Sofía Escobar) y Rob Cole


No es, creo, un problema de este musical en especial, y además no le resta interés a la hora de verlo. Simplemente, te tienes que quedar con las otras cosas que aporta. La citada puesta en escena, el trabajo de los intérpretes, la musica, y algo que no he mencionado hasta ahora: el maravilloso vestuario, de Lorenzo Caprile, una obra de arte en sí mismo.


Lorenzo Caprile Sofía Escobar

Vestuario

Sha-Alain Damas














***El Médico fue estrenada el pasado 17 de octubre en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid.

Aquí toda la información del montaje: creadores, directores, actores y equipo técnico al completo.

Y AQUÍ el elenco completo de las últimas representaciones.
 

viernes, 31 de mayo de 2019

UN CONCURSO DE RELATOS «NARRADOS»

audiorelato
Hacía tiempo que no me presentaba a ningún concurso de relatos. En primer lugar, porque no me da la vida. Pero hay también otras razones: apenas trabajo el formato relato últimamente. Ni puedo pensar en concursos ni en plazos de entrega.
         Entre la novela que me estoy autoeditando, la otra que tengo a medias y en la que no logro avanzar, los guiones varios que llevo escritos para distintos eventos y espectáculos, y los temas de promoción y marketing, con Neuh o en solitario... Mi creatividad anda ya bastante sobreexplotada: no le queda aliento para más.
         Pero he aquí que se me cruza un buen día un certamen de lo más peculiar: el I Certamen de narración Luminaria.
         Y resulta que tengo pensada, desde hace mucho tiempo, una historia que encajaría precisamente en ese formato, en el de cuento narrado.
         ¿Qué podía hacer? Obvio: probar fortuna.
         Y así lo he hecho. El plazo de entrega finaliza, cual hechizo de Cenicienta, a las doce de la noche de hoy. Y los resultados saldrán publicados en julio. Hasta entonces, cruzad los dedos por mí.
         Aunque, si os digo la verdad, no es que el resultado me preocupe lo más mínimo: ha sido una de esas aventuras que se emprenden por el mero placer de hacerlas, por el disfrute del camino.
         Cuando puedes hacer algo nuevo y enriquecedor hay que aprovechar la oportunidad, pues sabes que eso lleva siempre premio directo.

jueves, 23 de mayo de 2019

LADY ISTA DE CHALION

Paladín de almas - Lois McMaster Bujold


Lois McMaster Bujold


Paladin of soulsPaladin des Âmes
  
No soy yo de relecturas, pero esta vez era preciso hacer una excepción. Me parecía lo mejor leer las cuatro novelas de Chalion en orden, ahora que puedo. Y he de decir que desde las primeras páginas de «Paladín de almas» pude confirmar que había acertado.
         La protagonista indiscutible de esta novela es Ista de Chalion, la royina viuda Ista, Ista la loca, la maldita. O la santa, la tocada por los dioses. Un personaje que, al igual que me ocurrió con Tenar (también Arha), la inolvidable protagonista de Las tumbas de Atuan o Tehanu (Úrsula K. Le Guin); me ha enganchado desde el primer momento, para no soltarme nunca más. Cosas de la empatía.
         Ista es una mujer «completa», con sus debilidades y fortalezas, con sus culpas arrastradas, con sus dramas vividos a costa, incluso, de su razón. Y todo eso la ha hecho ser lo que es actualmente:una criatura con las ideas muy claras pero que acepta estar en continuo viaje, en constante crecimiento y cambio. Incluso en los aspectos que creía muertos y terminados en su vida descubre nuevos comienzos. Esto es así en su relación con los dioses (uno de los elementos clave en este mundo que ha inventado McMaster), con la hechicería y con su propia alma.
         La novela continúa también la trama política construída y desarrollada en las dos primeras, solo que aquí el primer plano lo ocupan las historias «pequeñas», personales, que afectan a los protagonistas; y el tablero de juego sirve de marco para ellas.
         Otra diferencia es la mayor importancia que se da aquí a la Hechicería, presente en las anteriores pero desarrollada y explicada más al detalle aquí.

En resumen, novela absolutamente disfrutable que no hay que perderse. Si la cuarta (con la que ya estoy) cierra igual de bien que sus antecesoras, creo poder afirmar que nos encontramos con una de las mejores sagas fantásticas que he leído hasta ahora.