viernes, 25 de abril de 2014

Mujeres que se escriben

Vuelven nuestras autoras, para seguir dándole vida y letras a la sección.
         No sé a vosotros, pero a mí me está resultando de lo más gratificante la variedad de estilos, enfoques y temas que están desarrollando nuestras invitadas. Y, lejos de disminuir el número de "voluntarias" que estoy conociendo, se me amplían horizontes, con enorme satisfacción por mi parte, claro.

Del blog Déjame que te cuente

Nuestra estrella invitada de hoy es…
ISABEL MUÑOZ VALENZUELA
Nací en un pueblecito de Córdoba –Almodovar del Río-, aunque actualmente resido en La Nucia, Alicante. (Benidorm está al lado, para que te hagas una idea). Actualmente es mi marido el que sostiene la economía familiar, así que yo me ocupo de toooodo lo demás y puedo dedicarme, por fin, a escribir. Estudio segundo de Grado en Geografía e Historia por la Uned. Mi curriculum literario es muy pobre todavía: "Mi amado amo Parmenio" –Antología de Hislibris. “El monje y la pulga y otros relatos”. Ediciones Evohé. Madrid; "Kevin" –Antología “Animales en su tinta”. Generación BlibioCafe. Valencia; "Libros, libros, libros" –Antología “Último encuentro en BlibioCafe”. Generación BiblioCafe. Valencia.

LCE -Muy buenos días. ¿Preparada para convertirte en la siguiente víctima de la sección?
IM – ¡Hola! Buenos días. Claro, preparadísima.
LCE –Hoy indagamos en los gustos y aficiones literarias de la autora Isabel Muñoz Valenzuela, que ha aceptado participar en el blog y ofrecernos una muestra de su trabajo. Empezaremos con la pregunta de costumbre: ¿Por qué y cómo empezaste a escribir?
IM – El por qué no lo sé. Creo que siempre ha estado ahí. Supongo que es mi Dharma, aunque lo tenía escondido debajo de un montón de miedos. Hace poco lo volví a encontrar y es fantástico saber lo que quieres hacer el resto de tu vida. En cuarto curso de la prehistórica E.G.B., mi profesora me presentó a un concurso de cuentos. Lo gané. Mi madre se pasó toda la tarde paseándome a mí y los libros que había ganado de premio por todo el barrio. Jamás olvidaré esa expresión de orgullo en su rostro. En mi adolescencia escribí una novela de amor y aventuras. La tengo escondida en mi estudio para que nadie la encuentre. Luego siempre he tenido la necesidad de escribir. Pero la vida, a veces, tiene una manera muy peculiar de guiarte…
LCE - ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Crees que ha variado a lo largo del tiempo?
IM – Mi estilo es muy sencillo. Fácil de leer. Ameno. Divertido a veces. Muuuy romántico y pasional cuando se tercia. Todavía no tengo una trayectoria como para dilucidar si mi estilo ha cambiado. Pero creo que lo que escribo es lo que he querido hacer siempre. Contar historias de amor a lo largo de la Historia.
LCE - ¿Crees que tu escritura posee algún rasgo específico por el hecho de ser mujer?  Y si es así, ¿cuál crees que pueda ser?
IM – Sí, o al menos yo lo siento así. Creo que es la empatía, la clemencia, la piedad, la no violencia, el romanticismo, el erotismo, la sensibilidad, las emociones. No digo que los hombres no tengan estos rasgos o cualidades, pero en general no los utilizan y no voy a emplear un juicio para explicar el por qué. Cada uno sabe porque no utiliza un rasgo en su escritura. A mí como mujer me encanta e intento expresar todo este tipo de emociones.
LCE – ¿Significa eso que escribes para un público determinado, concretamente para otras mujeres?
IM – La verdad es que cada vez estoy más convencida de que sí. Porque entiendo que no puedo agradar con mi escritura a todo el mundo. Por lo tanto creo que sí, que me voy a enfocar a recrear la imaginación de la féminas. Aunque esto no quiere decir que los chicos no puedan leerme, eeeehhh. Que me lea quien quiera.
LCE - ¿Te has sentido discriminada alguna vez en el mundillo literario?
IMPasa que todavía no me ha dado tiempo a nada. Tan sólo a conocer a un montón de personas amabilísimas del mundo de las letras que me han acogido con muchísimo cariño. Podría mencionar a cuatro de ellas que siempre, siempre, están ahí para lo que necesite.
LCE – Y ahora cambiemos de tercio: ¿Qué género literario prefieres?  ¿O eres en cambio de esos autores que prefieren no ser encuadrados en uno específico?
IM – A mí no me importa ni me molesta que me encuadren en ningún género. Ya cuando mis libros se vendan como churros y si me apetece pues me desencuadro y listo. Que a mis futuros lectores no les gusta lo que escriba, pues volvería a contar deliciosas historias de amor. ¿El género? Romántico, claro, con su erotismo y sus aventuras.
LCE - ¿Qué objetivos te marcas como escritora?
IM – Objetivos… Creo que lo mejor del mundo sería llegar al corazón del máximo número de personas posibles. Transmitirles y recordarles que el amor en todas sus formas es lo más importante de la vida.
LCE - ¿Algo más que quieras contarnos?
IM – Sólo una cosita más. Que la Historia no se compone únicamente de nombres importantes, guerras y grandes batallas precisas. La Historia se hizo posible gracias a las personas, a sus sentimientos, a sus relaciones. Y eso es lo que yo quiero contar.
LCE - Y ahora, para terminar, ¿querrías presentarnos el relato que has elegido para Literatura con estrógenos?
IM – Este relato está escrito y pensado exclusivamente para esta ocasión. He intentado recrear los sentimientos y sensaciones de una pareja joven en un primer encuentro. Algo divertido y sensual. Después de todo, ¿quién no ha tenido veinte años? ¡Espero que os guste!

No hay comentarios:

Publicar un comentario