viernes, 4 de julio de 2014

Prueba superada


Llegué. Conseguí llegar al final de la escalera, acabé mi novela. Esa que se resistía a dejarme poner el The End aunque ya no quedara mucho por decir.
         Me la quité de la cabeza enviándola a un concurso, para evitar así la tentación, tan frecuente, de cambiar cosas, de pulir y repulir, de cortar de aquí y alargar de allá. Ahora estoy en paz... En paz respecto a eso, porque ha sido volver de correos con los deberes hechos y encontrarme inmersa otra vez en peregrinos proyectos XD
         El primero de ellos es algo que me rondaba hacía tiempo, desde que hice un relato corto (muy corto) para un certamen. Bien, me salió de algo parecido a la ciencia ficción, y digo parecido porque, como es costumbre inveterada en mí, se me colaron ingredientes de otras cuantas cosas. El relato en sí pareció gustar, pero los lectores coincidieron en que se había quedado demasiado "apretado" y que necesitaba más espacio para respirar (y me temo que también para poder entenderse). Y tenían razón, claro. De hecho, la idea original era algo ambiciosa y, por tanto, mucho más larga. Tuve que "podar", también como de costumbre, y se quedó "en eso", para acabar en el limbo de los relatos que te molan pero que no han adquirido aún naturaleza o identidad definida. 
         Bastante después, seguramente en un hueco entre proyecto y proyecto (aunque puede que fuera en paralelo con algún otro: basta que intente concentrarme en algo único para que a las gamberras de mis musas tutelares les dé por enredarme con unos cuantos de miles de ideas más), lo retomé con un objetivo concreto. Se trataba de enviarlo a Terra Nova, lo que definía para el relato una medida determinada, lo bastante amplia, y, lo que es más importante, un plazo de entrega.
         ¿Soy la única a la que le pasa que los planes tienen vida propia y les da por incumplir el contrato que han firmado? La convocatoria de Terra Nova llegó y pasó, y justo cuando comprendí que el relato no llegaba a tiempo me entró la urgentísima e inevitable necesidad de terminarlo y concursar con él. Entendedme, se trata de pura puñetería, si no había tenido ese empeño en hacerlo antes, ¿por qué ahora? Pues porque no podía. Solo por eso.
         Por fortuna soy persona positiva. Mi positivismo es del tipo que se parece mucho a la cabezonería. Acabé encontrando certamen, donde creo que mi criatura encajará como un guante por temática y extensión. Y aquí ando, en compañía de Nadia y Xoel en el solsticio de verano. Ya os contaré en qué queda todo.

El otro proyecto no es culpa mía. La culpa la tienen los Calabazas. Que yo me había jurado no emprenderla con más relatos (salvo el anterior, que, total, ya estaba medio crecido), pero vienen ellos y me colocan a pura traición las bases de un certamen de temática tan atrayente y tentadora como un calendario de bomberos. Se trata de esto (juzgad por vosotros mismos):

XIX Convocatoria de Calabazas en el Trastero: Siglo de Sombras

Con el objeto de fomentar la literatura fosca, en su deseo por homenajear a la desaparecida revista Miasma, la Biblioteca Fosca anuncia la XIX Convocatoria Calabazas en el trastero que se regirá por los siguientes puntos.
1. Podrán presentarse a la misma cualesquiera autores que envíen obras originales en castellano y sin sus derechos comprometidos con terceros. Los autores podrán enviar cuantas obras deseen.

2. Las obras deberán encuadrarse dentro del género fosco en cualquiera de sus vertientes, es decir, que estará presente un ambiente siniestro, un cierto suspense, un aura de terror u otros elementos naturales o sobrenaturales que creen una atmósfera de temor.

3. Temática. Esta convocatoria es un homenaje a la literatura de terror decimonónica, de la novela gótica a la ghost story que culminó con Poe. Se buscan textos que honren la memoria de los trabajos de M.R. James, Bram Stoker, Robert Louis Stevenson, Henry James, Sheridan Le Fanu, Mary Shelley, etc. El tratamiento, no obstante, es libre.
.........................................................................
Más información en www.sacodehuesos.com
Andre Govia
Ya tengo medio relato bullendo en mi cabeza, llena de lluvia y mansiones solariegas, de apariciones espectrales y crímenes siniestros, de amores desgraciados o no, de damas blancas y caballeros oscuros y pasionales, libertinos o heroicos... Me sale el gótico por las orejas y sé, la experiencia es un grado, que hasta que no de a luz esa historia me perseguirá, de día y de noche, cual ancestral maldición heredada de ese siglo de sombras.

5 comentarios:

  1. Enhorabuena!!!! Te lo mereces. Cómo me alegro. Mucha suerte en el concurso para tu novela y gracias por compartir la convocatoria de calabazas en el trastero.Tengo algo por ahí escrito que le va muy bien a esa temática :D Por cierto, ahora sí arranqué y empecé a escribir (¡Oh milagro!) la novelita de marras :D

    ResponderEliminar
  2. Pues enhorabuena y suerte también para ti. Ya me tendrás al día ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Enhorabuena! A ganar ese concurso de novela, compañera. Pero el calabazas no, ¿eh? Que yo también quiero un huequito :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué emoción, nos batiremos entonces. Te advierto que pienso pujar fuerte por el asiento número 13 XDD

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar