lunes, 19 de enero de 2015

ESPECTROFILIAS - Vernon Lee

La tercera novela que compone "La galería de espectros" (primera en el libro) es Un fantasma enamorado, de la escritora británica Vernon Lee.


El verdadero nombre de Vernon Lee era Violet Paget. Nació (accidentalmente) en Francia, en 1856, y pasó su infancia en diversos países europeos, hasta que la familia se estableció definitivamente en Florencia, en el año 1873. Violet ya no abandonaría Italia. Desde 1889, y ya de forma independiente, habría de residir en Il Palmerino, una quinta a las afueras de la ciudad, hasta su muerte, acaecida en 1935. Realizó frecuentes viajes a Inglaterra, pero su vida estuvo siempre ligada a Italia, a su arte y a su historia, convirtiéndose en una reconocida experta en el Renacimiento italiano. Amaba también especialmente la música, su madre había sido una excelente pianista aficionada; siendo experta en la música barroca italiana. Escribió varios ensayos histórico-artísticos, religiosos, filosóficos y de crítica literaria, así como libros de viajes y numerosos relatos de ficción sobrenatural, además de una novela corta, por los que es especialmente considerada hoy en día.

                             

Su pensamiento se caracterizó siempre por unos principios inamovibles, que plasmó en su obra. Fue una feminista comprometida, que creía firmemente en la igualdad intelectual del hombre y de la mujer. Defendía los valores duraderos del pasado y estaba convencida de la natural superioridad de una élite intelectual, así como de la obligación moral de todo artista de producir belleza, aun desafiando las ideologías sociales y las ventajas materiales. Durante la Primera Guerra Mundial adoptó una postura pacifista que mantuvo hasta el final.
         Una constante en su obra la constituye el concepto de genius loci, la creencia de que algunos lugares se convierten para nosotros en objeto de un intenso e íntimo sentimiento. "Al margen de sus habitantes, y virtualmente de su historia escrita, estos lugares pueden llegar a afectarnos como criaturas vivientes".

                                               

Fue la primera autora, además, en introducir el concepto alemán de la empatía en la literatura.
         Otro aspecto importante a la hora de entender la vida de Vernon Lee (seudónimo por cierto que adoptó en honor de su hermanastro, once años mayor que ella, Eugene Jacob Lee-Hamilton) es el de su homosexualidad. Tuvo en su vida principalmente dos amores: Mary Robinson, a quien conoció en 1880 y con quien mantuvo una relación hasta 1887, y la pintora Clementina (Kit) Anstruther-Thomson.

Mary F. Robinson

Mary era una joven inteligente con aspiraciones intelectuales. Ambas solían pasar los veranos en Inglaterra y los otoños en Florencia. En 1887 Mary se comprometió con James Darmesteter, un erudito francés de origen judío, poniendo fin a su relación.  Continuó escribiendo tras la boda, enviudó en 1894, volvió a casarse con Émile Duclaux, colaborador de Louis Pasteur, y volvió a enviudar. Murió con noventa y siete años, en 1944.
         Durante mucho tiempo Vernon Lee no logró perdonarla. Cayó en una intensa depresión de la que solo logró salir gracias a la escritura, y al apoyo de su amiga Kit Anstruther-Thomson, que se convirtió en su nueva compañera y colaboradora, desempeñando un importante papel en sus trabajos sobre Belleza y Estética. 
         Los últimos veinte años de su vida los pasó en un relativo aislamiento, debido en parte a una creciente sordera que llegó a dominar su carácter, cada vez más insociable.

*** Un fantasma enamorado, de Vernon Lee, en la siguiente entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario