domingo, 4 de enero de 2015

MUSAS - John Atkinson Grimshaw

Silver moonlight, 1880

En medio de esta serie de Espectrofilias he tenido que hacer hueco a este muso que se me ha cruzado en el camino. Le llamaban el "pintor de la luz de la luna". Si eso no le da derecho a un rincón en nuestro panteón de lo fantasmagórico...

Según la biografía que aparece en la web del Museo Thyssen:

John Atkinson Grimshaw fue un artista de la época victoriana que adquirió fama por sus sombrías vistas de muelles y sus escenas nocturnas de callejuelas urbanas con desnudos árboles que se recortan contra el cielo iluminado por la luna.


 A Lane In Headingley

Grimshaw nació en Leeds en 1836 y era hijo de un policía retirado. Empezó a pintar cuando estaba trabajando en las oficinas de la compañía de ferrocarriles Great Northern Railway. En 1858 se casó con su prima Frances Theodosia Hubbard y ya en 1861 había abandonado el trabajo para dedicarse de pleno a la pintura. En las primeras obras de John Atkinson Grimshaw se denota la influencia de la doctrina de John Ruskin de «fidelidad a la naturaleza»; al mismo tiempo, adopta la minuciosa técnica prerrafaelita de otro pintor de Leeds, John William Inchbold. Le fascinaba igualmente el arte relativamente nuevo de la fotografía, y es posible que recurriera a la cámara oscura para desarrollar sus composiciones.


Hacia 1865 renunció a este estilo artístico. Pintó muchas escenas urbanas cuyos rasgos más característicos son la luz de la luna y las sombras. Las ciudades y los puertos que representó más a menudo son los de Glasgow, Liverpool, Leeds, Scarborough, Whitby y Londres. 


Autumn Morning

Son estas obras las que le han dado fama, aunque también creó paisajes, retratos, escenas de interior, composiciones con hadas y temas neoclásicos. Grimshaw pintó básicamente para clientes particulares. Sólo expuso cinco cuadros en la Royal Academy entre 1874 y 1876.

Three shadows on the Park Wall

Il Pensoroso

The lady of Shalott

Hacia 1870 ya había adquirido suficiente renombre como para instalarse en Knostrop Old Hall, una mansión del siglo XVII a algo más de tres kilómetros del centro de Leeds, que representó en muchos de sus cuadros. Además, hacia 1876, alquiló otra casa cerca de Scarborough, a la que llamaba «el castillo junto al mar». En 1879 Grimshaw sufrió un descalabro económico que le obligó a abandonar la casa de Scarborough. Se trasladó a Londres y alquiló un estudio en Chelsea, dejando a su familia en Knostrop, a donde regresó posteriormente y donde murió en 1893.
Varios de sus hijos, Arthur Grimshaw (1864-1913), Louis H. Grimshaw (1870-1944), Wilfred Grimshaw (1871-1937) y Elaine Grimshaw (1877-1970), también se dedicaron a la pintura

Nicole Ayton

Al contrario que otros artistas de su época, Grimshaw no dejó cartas, diarios o documentos que pudieran permitirnos conocer su pensamiento ni el proceso creativo que seguía en sus obras. Solo podemos especular sobre el hombre y su arte, y dejarnos arrastrar por nuestra propia imaginación, tratando de descubrir en sus cuadros a esos seres invisibles que, tal vez, le visitaban por las noches en su mansión victoriana, que parece, desde luego, escenario más que apropiado para semejante aventura.
         Y es que sus pinturas se prestan como pocas, en mi opinión, para provocar en nuestro coranzoncito victoriano y cazador de misterios, el deseo de rastrear la pista de esas voces y rostros del pasado que deambulan por las novelas del XIX, las que nos hacen sentir a día de hoy cada vez que las abrimos la ilusión de que algún espectro de helados dedos se ha escapado de sus páginas, y se apoya ahora en nuestro hombro para susurrarnos sus secretos.


Knostrop Old Hall

4 comentarios:

  1. Gran reseña de un pintor que desconocía. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada ;-) Yo me lo encontré de casualidad buscando Ghost Story. O puedo decir que me lo inspiraron los propios fantasmas XDD

      Eliminar
  2. Maravilloso artista, del que alguna vez he puesto algún cuadro suyo en mi blog. Concuerda de lleno con mis gustos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con los míos, según he descubierto. Son cuadros con atmósfera.

      Eliminar