miércoles, 1 de marzo de 2017

EL CÍRCULO DEL ALBA

Luisa Ferro

Título: El Círculo del Alba

Autor: Luisa Ferro

Género: Novela histórica, Crímenes

Editorial: Planeta

Formato: Papel y Digital

Páginas: 608




Argumento: Madrid, 1903. Bruno Moreto se enfrenta a una gran encrucijada. Su tutor, Ernesto Olmedo, médico forense, asesor de la policía y propietario de una funeraria, ha muerto en extrañas circunstancias. Todo apunta a un suicidio. Su muerte deja un negocio hipotecado, con deudas que comprometen gravemente el futuro de Bruno.


El hermano del difunto, Hugo Bonaventura, un conde italiano con fama de vividor, llega a Madrid para hacerse cargo de la situación, pero los acontecimientos darán un giro inesperado. Bruno y Bonaventura se verán inmersos en la investigación de varios asesinatos rituales de niñas, cuyas raíces se sumergen en el pasado más oscuro de Olmedo. Ambos, pese a sus diferencias iniciales, tendrán que aliarse para destapar un misterio que ha dormido agazapado tras décadas de silencio.
**************

Más que leerla, se puede decir que he devorado esta novela. Tanto es así que al acabarla se me quedó una enorme sensación de vacío, tan familiar antes y cada vez menos frecuente; producida por la nostalgia y el anhelo por unos personajes y unos ambiente entre los que había vivido, totalmente inmersa, durante los últimos días.
         Más que ninguna otra cosa, creo yo, eso es lo que habla de verdad de una buena novela. Que consiga hacerte sentir parte de ella, creer que han existido realmente los escenarios por los que discurre, y pensar que podrías perfectamente haberte topado, en sus salones y sus calles, con todas esas personas que nos ha ido presentando a lo largo de las páginas.
         Es una novela con personajes entrañables, de esos de amor a primera vista; y otros oscuros y perversos, pero igual de bien trazados. Tan imprescindibles los unos como los otros. Aunque, claro está, como en la vida misma, aquí nada es blanco o negro, los perfiles psicológicos construyen personas de carne y hueso con pasado y secretos que guardar. Con anhelos y deseos que no se revelan a nadie. Si acaso a uno mismo, en la soledad de los sueños.
         En cuanto al aspecto formal, el lenguaje que utiliza Luisa Ferro es de lo más cuidado y rico, con una prosa sugerente que permite esa inmersión de la que hablaba, hasta el punto que te parece reconocer lo que te cuenta como si lo tuvieras delante y lo contemplaras a la luz de un foco preciso, pero a la vez benévolo, como el que usaría un fotógrafo respetuoso al retratar a una antigua vedette. Se nota el cariño de la autora hacia todas esas gentes que vivieron tiempos difíciles en un Madrid hoy desaparecido, tiempos a la vez misteriosos y mágicos. Y la pasión con que ha abordado una documentación exhaustiva que le permite proporcionar realismo y exactitud a ciertos aspectos de la trama, de difícil resolución en cualquier otro caso. El amor, en suma, por la escritura, y el oficio adquirido durante muchos años de práctica y peleas en el campo exigente de la buena literatura.

A Luisa Ferro la tuvimos aquí, en el blog, hace tiempo. En la sección de Mujeres que se escriben, que hoy recupero para vosotros.

2 comentarios:

  1. Me encanta la novela histórica y más cuando está ambientada en terreno conocido. Y si encima te ha enganchado de esa manera no la puedo dejar pasar ¡Tengo que leerla!

    ResponderEliminar
  2. Pues ya contarás. Me interesa mucho intercambiar opiniones :-)

    ResponderEliminar