miércoles, 24 de enero de 2018

CASAS EMBRUJADAS

Calabazas en el Trastero XXIII


Es posible que el tema de las casas embrujadas, casas encantadas o casas con fantasma, sea uno de los que más ríos de tinta han hecho correr en toda la historia de la Literatura. Con distintas variaciones argumentales y encuadradas en diferentes escenarios y épocas, estas viviendas han proliferado dentro de cada generación y cada escuela literaria, hasta el punto de poder decir que conforma un arquetipo generalizado y omnipresente.
         ¿A qué podrá deberse esta fascinación declarada? Pues yo creo que tiene mucho que ver con todo eso que comentábamos en la entrada que dediqué a la novela «Un fantasma enamorado», de Vernon Lee.
         La creencia en el Genius Loci (el espíritu de un lugar, el carácter propio), el poder evocador y afectivo que concedemos a ciertos lugares cuando dejamos que nos afecten. Porque sentimos que están dotados de alma, que son seres con vida propia, capaces de reaccionar, positiva o negativamente, ante nosotros y los que nos precedieron. Y creemos, decidimos aceptarlo, que algo de todos nosotros se queda clavado a la piedra, al yeso y a la madera y permanece allí para siempre. Será también la ilusión de eternidad que necesitamos para seguir adelante con nuestras quimeras y nuestros sueños. ¿Quién de nosotros no anhela permanecer de un modo u otro? ¿Quién renuncia a dejar alguna huella, por pequeña que sea?

Algo de esto, o todo ello, es lo que impregna y recubre hasta la última de las páginas de esta antología fosca, una más de la publicación cuatrimestral Calabazas en el Trastero. Se ha hecho desear, desde luego (se publicó en junio de 2017), pero ya forma parte de mi estantería, esperando su turno, esta vez sí, para la correspondiente reseña.

Calabazas en el Trastero

Esta es la lista de autores y relatos:
  • Casa ocupada (Javier Vivancos)
  • Cenobia (Iván Humanes)
  • Cláusula 21 (Sergio Moreno)
  • Cuento de hadas con ogro (Lisardo Suárez)
  • Escritores (Andrés Díaz Sánchez)
  • Hotel Carcosa (Salomé Guadalupe Ingelmo)
  • La casa de los juguetes rotos (Víctor Villanueva Garrido)
  • La casa de plástico (Javier Lacomba Tamarit)
  • La casa silente (Daniel Garrido Castro)
  • No entres (Ricardo Cortés Pape)
  • Rescoldos (Erica Gómez Gris)
  • Tentación (L.G. Morgan)
  • Trozos (Jose Alberto Arias)
La antología cuenta, además, con portada de Verónica Leonetti y prólogo de Víctor Selles.

Y, como veis, el relato número 12 (número 11 en el libro): «TENTACIÓN» es de la misma que viste y calza. No voy a hablaros de él porque prefiero que lo leáis (lo tenéis en la web de SACO DE HUESOS a solo 7 € en papel. Y dentro de nada en formato digital aún más económico). Pero lo que sí voy a hacer es dejaros con el extracto que se colgó en la página de Calabazas de facebook, igual que se hizo con todos los demás, para abrir boca.

Pauline Rothschild-Zuber-Horst

Pauline de Rothschild en su casa de París.
Fotografía tomada por Horst P. Horst, 1969
 

TENTACIÓN,

L. G. Morgan 

«Trini acudiría a la casa tres veces en semana, y se ocuparía de que todo estuviera limpio y en su sitio. Aquella sería, seguramente, la última vez que se verían, pues ella paraba poco en casa. Le dejaría el sueldo semanal en el cajón de arriba de la consola del vestíbulo y, por último, si Trini tenía algo que decirle, debería usar el mismo sistema, dejándole una nota en el mismo sitio, nota que ella contestaría lo antes posible.
         Eso era todo en cuanto al trabajo. Por lo demás, solo había una regla inviolable que no debía olvidar si quería conservarlo: la habitación del fondo era sagrada. No se podía entrar allí bajo ningún concepto.»


Y para acabar, os invito a leer en la web Ocio Zero una RESEÑA muy completa sobre este número calabacero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario