viernes, 5 de julio de 2013

LA CASA DE LOS CEREZOS XVII

¡Ya va, ya vaaaa...! He conseguido contactar con la madre de Daniel y está dispuesta a contarnos unas cuantas cositas que solo ella sabe. A ver si resulta esclarecedor ;-)
¡UNO...!

LA CASA DE LOS CEREZOS
por L. G. Morgan




17. Nada de cabos sueltos

—Verás, Daniel –empezó mi madre tras darle un sorbo al café caliente, como si necesitara infundirse ánimos–, y te llamo así porque este es de verdad tu nombre, pese a lo que hayas podido creer después de descubrir… bueno, todo lo que has sabido estas semanas.


                      .....................................................................

6 comentarios:

  1. Como me esperaba, una charla con el corazón abierto de par a par, como debe ser entre madre e hijo. Muy receptivo y comprensivo el hijo, con trece años para poder entender a su madre. Un capítulo que me encantó sobre todo por la sorpresa, en el capítulo anterior se me cruzó por la cabeza que podrían recuperar la casa, pero quedó la duda si la había comprado otra gente y me hizo sacar esa opción de mi cabeza. Me gustó mucho que ahora, ya sin fantasmas, puedan retomar su vida y dejar de escapar de un lado y otro.
    Además será vecino EL Sr. Antón, a quien sin duda Daniel ya lo adoptó como su abuelo :)
    Me queda pensar solo que... espero que el fantasma de Agustín no aparezca una madrugada de tormenta jijiii.
    Besos Morgan!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, creo que Daniel resulta más maduro de lo normal en un chico de 13 años. Pero me consta que hay chavales/as así, supongo que determinadas vivencias te aceleran a veces el desarrollo (dependerá de cómo tenga amueblada la cabeza cada cuál jajajajaaa).
    Muchas gracias por tu, como siempre, amable opinión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las situaciones los maduran de golpe... es cierto. Abracitos!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Como dice el Sr. Antón: ¿Y ahora qué?
    Buen capítulo. Encontré alguna "l" suelta sin venir a cuento o al lado de un punto, nada importante.
    Este sí que es un final redondo y muy bien labrado.
    Gracias por esta distracción que ha supuesto la lectura de tu novela durante estos días.
    Un saludo.

    ResponderEliminar