viernes, 14 de febrero de 2014

Mujeres que se escriben

Hoy nuestra estrella invitada es…


Diana Muñiz (Avilés, Asturias, 1978), en la actualidad vive en Barcelona, donde (¡por fin!) acaba de conseguir su doctorado en Biología.
Compagina su pasión por la escritura con los estudios, el trabajo, la familia y un sinfín de aficiones entre las que incluye la lectura, la música y disfrazarse de lo que sea.

LCE -Muy buenos días. ¿Preparada para convertirte en otra víctima más de la sección?
DM – No sé... Admito que haber firmado un papel donde te libero de responsabilidades en caso de mi muerte accidental no tranquiliza mucho.
LCE – Lo que sea con tal de hacer que os sintáis a gusto. Continuando con la tónica de la sección “Mujeres que se escriben”, indagaremos en tus gustos y aficiones literarias, empezando por la pregunta que todos los lectores esperan:
 ¿Por qué y cómo empezaste a escribir?
DM – Empecé muy pequeñita, la verdad. Con ocho años tenía una libreta donde iba escribiendo la fantástica historia de Arliun. Un poco arquetípica, si me paro a pensarlo, pero tenía nueve años y la princesa era guerrera.
Veía series de televisión, leía libros... a veces me imaginaba que era uno de los protagonistas, pero entonces empecé a crear mi propio personaje que participaba de la acción. Pero claro, participaba sin cambiarla. Así que empecé a inventarme mis propias historias, mis propios personajes, a ir más allá y crear cosas nuevas. Fue algo natural, como respirar. Sencillamente pasó.
Lo dejé muy abandonado durante la carrera, que fue algo así como una adolescencia tardía, y lo retomé de nuevo a raíz de un concursillo, “El Reto”, y desde entonces no he parado.
LCE - ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Crees que ha variado a lo largo del tiempo?
DM – Pues es directo y visual. Lo que no significa que sea simple, ¿eh? Intento no andarme en barroquismos, suelo centrarme mucho en diálogos, me gusta que los personajes cuenten la historia. Sobre todo intento cuidar mucho el ritmo de la narración.
Con el paso de tiempo me he dado cuenta de que una buena descripción no tiene por qué frenar el ritmo y ahora estoy intentando acabar de arreglar eso, porque todavía no lo domino del todo.
Otra cosa que ha cambiado con el tiempo es que los textos cada vez son más “íntimos”. Puede que haya acción, terror... pero ahora doy muchísima importancia al conflicto interno. Me gusta que mis personajes sientan.
LCE - ¿Crees que tu escritura posee algún rasgo específico por el hecho de ser mujer?  Y si es así, ¿cuál crees que pueda ser?
DM – Pues creo que  ahora más que antes, precisamente por lo que explicaba al final del párrafo anterior: me gusta que mis personajes sientan. Esto hace que mis obras, sobre todo las más recientes, tengan cierto nivel de intimismo que no suele congeniar mucho con el lector varón. Y ya te digo que no es una cuestión de géneros, ¿eh? Yo soy escritora de fantástico, escriba ciencia-ficción y homoerótica.
LCE – ¿Significa eso que escribes para un público determinado, concretamente para otras mujeres?
DM – No, siempre escribo para mí. Pero lo que sí me ha pasado es, al acabar, releer la historia pensando, ¿a quién le puede interesar esto? Por ejemplo, ahora con las Crónicas de Eos yo estaba convencida de que escribía ciencia ficción, una Space Opera con alguna parte más científica pero no mucho, y sí, hay una parte romántica, digamos que un tercio del contenido se podría incluir en Romántica. Pues me han recomendado fervientemente que tire por ahí. Es una novela para un público joven y que probablemente guste más a las mujeres que a los hombres. Sería lo que ahora se conoce como New Adult.
LCE - ¿Te has sentido discriminada alguna vez en el mundillo literario?
DM – Sí, pero no tiene tanto que ver con ser mujer como con ser poco conocida. Hay veces que vende más un nombre que la calidad de una obra.
LCE – Cambiemos de tercio: ¿Qué género literario prefieres?  ¿O eres en cambio de esos autores que prefieren no ser encuadrados en uno específico?
DM – En eso soy bastante fiel. Me gusta la fantasía en todas sus variaciones, desde Space-Opera (admito que la ciencia ficción más pura me resulta muy “fría”) a la fantasía épica pasando por todos estos géneros nuevos (o viejos, según se mire) como el Steampunk, el Cyberpunk... Me encantan las historias que parecen “normales” y entonces ves que no lo son. Raro es que un relato mío, ni siquiera el que parece más ordinario, no tenga nada oculto detrás. Y eso es lo que busco siempre, el punto que me sorprenda.
LCE - ¿Qué objetivos te marcas como escritora?
DM – Pues por ahora que me lean. El castillo lo he dejado para el año que viene, cuando venda los derechos para la serie de televisión.
Ahora en serio... mi objetivo es que me lean. Mi sueño es ver a alguien que no conozco de nada leyendo un libro mío en el metro.
Pero a un nivel menos comercial, me gustaría pensar que lo que hago está bien. Puedo mejorar y de vez en cuando leo a uno de esos autores que te demuestran que todavía te queda mucho camino por recorrer, y no me refiero a nivel de dinero o de popularidad. No me suele pasar mucho pero a veces te encuentras un libro que te hace decir: “así quiero escribir yo” y quiero seguir haciendo eso, seguir escribiendo, seguir mejorando. Que alguien me lea y piense “así quiero escribir yo”.
LCE - ¿Algo más que quieras contarnos?
DM – Pues si me permites una cuña publicitaria... (Diana silba con disimulo) Acabo de sacar mi novela, la primera parte de Las Crónicas de Eos: Valkiria. Ya está en pre-compra y podéis encontrar más información sobre ella en este enlace: http://bryoria.wix.com/dianamuniz
Y antes de dejarte me gustaría darte las gracias por esta oportunidad. Muchísimas gracias por pensar en mí, es un honor.
LCE – Gracias a ti, a mí me ha resultado una entrevista muy interesante. Como siempre, es un placer leerte. ¿Querrías ahora presentarnos el relato que has elegido?
DM - Primero pensaba ofrecerte el primer capítulo de mi novela. Esta está planteada como un fix-up, una serie de relatos autoconclusivos que tienen como nexo común los mismos personajes y el mismo escenario, con un arco temporal continuo. Para aclararnos, es algo así como una serie de televisión, hay una trama de fondo y otra que empieza y termina con el episodio, en este caso, el capítulo.
Después de pensarlo mucho, me he decidido por ofrecerte, si te parece bien, Valkiria. Este fue el primer relato que escribí dentro de lo que se consideran las Crónicas de Eos.

Lo escribí para una antología común que primero iba a publicarse, después la editorial quebró... es un caso un poco extraño pero claro, en su momento no podía publicarlo con la novela así que se quedó fuera del continuo. Y ahora lo siento un poco porque te permite obtener una perspectiva un poco diferente de esta familia, antes de la llegada de Tesla.

Este relato recibió una mención especial en el Andrómeda 2011, del que tampoco se supo más. Parece que está un poco gafado así que creo que ya va siendo hora de sacarlo del armario y quitarle el polvo de encima.

2 comentarios:

  1. ¡Muy chula la entrevista! Tengo que leer ese relato, Valkiria es una novela muy original y con mucha calidad, no puedo esperar a que salga y ojalá no tarde mucho la segunda parte.

    Mucha suerte con la publicación, Diana, y felicidades, L.G. Morgan por el blog tan guapetón que tienes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Violeta. Yo estoy pillada con este relato de Diana :-)

    ResponderEliminar