viernes, 27 de junio de 2014

Mujeres que se escriben

Nü Shu. Escritura de y para mujeres.
Único lenguaje exclusivamente femenino en el mundo (***)

Hoy nuestra estrella invitada es...

ANA B. NIETO - Apasionada de la épica y la mitología desde niña, ha debutado en el campo de la novela histórica con "La huella blanca", publicada por Ediciones B. Esta obra le valió una nominación en los últimos premios Hislibris, especializados en dicho género, como mejor autora novel.

LCE -Muy buenos días. ¿Preparada para convertirte en la siguiente víctima de la sección?
ABN – Claro. Te visito aquí, en tu casa-blog, a pocos días de dar a luz a mi tercer hijo. Me encanta que me invites a este aperitivo virtual ;)
LCE – Pues lo primero de todo entonces: ¡mucha suerte! Que todo te vaya bien. Y gracias por estar aquí.
Hoy retomamos la sección “Mujeres que se escriben” de la mano de la autora Ana B. Nieto, que viene dispuesta a responder nuestras preguntas y hablarnos de su trabajo. Primera pregunta de rigor: ¿Por qué y cómo empezaste a escribir?
ABN – Creo que casi todos los escritores empiezan en el mismo momento en que les regalan una libreta propia y un bolígrafo. En mi caso, desde pequeña, lo primero por lo que me interesé fueron las leyendas artúricas y el género fantástico. Más adelante, en la facultad, empecé a escribir relatos para los amigos, protagonizados por superhéroes, lo que fue muy divertido y me dio soltura. Y luego ya empecé con cuentos más serios y ensayos de proyectos literarios hasta que por fin di con una idea en la que merecía la pena invertir mucho tiempo y esfuerzo.
LCE - ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Crees que ha variado a lo largo del tiempo?
ABN – Ha variado hasta que he conseguido encontrarlo. Lo más importante para el que empieza creo que es depurar y evitar la sobrecarga. Aprender a decir mucho con pocas palabras, manejar la economía del lenguaje y ser muy muy preciso con lo que se dice. Yo diría que mi estilo siempre tiene un punto lírico inevitable, atmosférico, fruto de escribir mucha poesía en el colegio. Intento seguir un estilo sencillo, sin recargar, pero buscando siempre los matices adecuados en cada palabra. No me conformo. Y en algunos pasajes de clímax me dejo llevar y permito que salga la parte más poética, apasionada e intuitiva de mí misma. Esas partes no suelo retocarlas mucho porque conllevan una parte de inspiración muy importante y son momentos álgidos en la narrativa.
LCE - ¿Crees que tu escritura posee algún rasgo específico por el hecho de ser mujer?  Y si es así, ¿cuál crees que pueda ser?
ABN – No sé si ese misticismo del que te hablaba es propio de la mujer o va más con la personalidad del autor. Los celtas valoraban mucho a las mujeres poetas y su capacidad vidente, ya que solo las mujeres son capaces de dar a luz y por ello las consideraban más cercanas a los secretos de la vida y de la muerte. Las diosas madres tienen tres rostros que representan estos aspectos y son fundamentales en su panteón.
LCE – Pero, ¿significa eso que escribes para un público determinado, concretamente para otras mujeres?
ABN – No, o al menos no conscientemente. He recibido mensajes muy entusiastas tanto por parte de mujeres como de hombres, aunque es verdad que mis novelas se mueven, sobre todo, en el terreno de las emociones y las pasiones. Pero también contienen elementos muy atractivos para los hombres y creo que la recreación histórica que despliegan les atrae especialmente. La mayoría de mis protagonistas son masculinos, aunque solo sea por la época y sociedad que retrato.
LCE - ¿Te has sentido discriminada alguna vez en el mundillo literario?
ABN - Nunca. Soy novel y tengo poca experiencia, pero hasta ahora toda ha sido muy positiva. Me gustaría pensar que ese tipo de actitudes están superadas. Las mujeres cada vez están copando más las listas de bestsellers y los premios literarios, tanto comerciales como de prestigio. En mi caso, tanto el trato con otros escritores como con los profesionales siempre ha sido inmejorable.
LCE – Cambiemos de tercio ahora y abordemos otras cuestiones: ¿Qué género literario prefieres?  ¿O eres en cambio de esos autores que prefieren no ser encuadrados en uno específico?
ABN – Tanto para leer como para escribir, me quedo con la narrativa en general, histórica, fantástica y ciencia ficción. Descarto el thriller y la novela negra, que son géneros que nunca me han interesado.
LCE - ¿Qué objetivos te marcas como escritora?
ABN – De todos los géneros que te he mencionado, el que me parece más duro es el de novela histórica, sobre todo si te metes en camisa de once varas como hice yo, en un período sin apenas documentación, dentro de la historia antigua y en un país extranjero. ¡Casi nada! Tengo la trilogía terminada, así que espero darle luego un descanso al género. He terminado otra novela que tengo presentada a concurso con una editorial independiente y otras tres en proyecto. Me gustaría afrontar, por un lado, historias comerciales, que puedan llegar a un público amplio sin renunciar a mi estilo y a las ideas de fondo: uno de esos proyectos es una novela juvenil ambientada en el futuro, por ejemplo. Y por el otro lado hacer un trabajo más lírico, más reflexivo, como el de la editorial independiente que te comentaba. Tengo mucho que decir y a distintos niveles, solo hay que darle el marco y la forma apropiada a cada una de las ideas para que se transforme en algo único y hermoso, capaz de comunicar. 
LCE – Para terminar, ¿Hay algo más que quieras contarnos?

ABN – Solo hacer hincapié en qué es lo que busco en mis historias, que es, sobretodo, el impacto emocional y el conmover. Para mí, el hecho de que una novela esté ambientada en el pasado o en el futuro es lo de menos. La Irlanda antigua es simplemente un contexto en el que me siento cómoda y me da la distancia suficiente como para tratar ciertos temas. Pero lo importante son las difíciles relaciones entre padres e hijos, la concepción del destino, la confusión y la soledad en la adolescencia, los temas que son universales. 



(***) Recomiendo un estupendo artículo sobre este tema asombroso, que he encontrado gracias a la imagen de la portada: Nü Shu, el lenguaje de las mujeres. L. G. Morgan

No hay comentarios:

Publicar un comentario