miércoles, 14 de junio de 2017

Crónicas de un pueblo... Digo, de un barrio

Antonio García Cuadrado

¿Os acordáis de esto? De «EL DÍA DE LOS LIBROS VIVIENTES» con el que festejamos el último 23 de abril, Día del Libro.
          Bien, pues ahora que nos hemos repuesto de los últimos saraos primaverales ha llegado el momento de contaros cómo fue y cómo resultó el asunto. Que una cosa son los planes que uno hace y otra muy distinta lo que la realidad quiera proporcionarnos.
         Para empezar, diré que la realidad se portó extremadamente bien :-) Tuvimos ambientazo toda la mañana. Arrancamos a las 12.00 con todo dispuesto. Los tenderetes, el escenario y la jaima. Los banderines, las balas de paja y el rincón de lectura. Y, lo más importante, gente expectante que iba de puesto en puesto en busca de tesoros insospechados.

 
Guillermo Glez. Rivero

 Antonio García Cuadrado

Ahora sí, comencemos el espectáculo. ¡Señoras y señores, damas y caballeros! ...

Acérquense a contemplar lo nunca visto. Vengan, vengan a nuestra plaza y sean testigos de algo inolvidable. Pues aquí, en el corazón de Manoteras, se ha producido un hecho insólito. El reloj ha dado marcha atrás en el tiempo y nos ha catapultado de golpe hasta la mismísima Edad Media.
 
Antonio García Cuadrado
¿Y por qué ha podido suceder esto?, se preguntarán ustedes, muy bien preguntado. Ay, amigos, permítanme recordarles que hoy, 23 de abril, es nada más y nada menos que el Día del Libro.

¿Y qué pasa cuando uno se deja seducir y abre un libro? Pues cualquier cosa, puede pasar de todo. Los libros son peligrosos, no nos equivoquemos; son capaces de llevarnos desde la China imperial al espacio, desde el siglo III al XXI pasando por el XV. Nos sumergimos en sus historias y estamos perdidos. Nos llevan de aquí para allá como les da la gana. Conocemos a personajes insospechados, nos metemos de lleno en aventuras de las que no sabemos cómo vamos a poder salir.
En fin, el caos, el acabose.

Es por esto que me da en la nariz que algo han tenido que ver aquí. Tanto libro junto…


Guillermo Glez. Rivero

Pero no se preocupen, que no vamos a aburrirnos en este mercado medieval; tenemos preparados unos cuantos entretenimientos que harán que se nos pase la mañana en un suspiro. Nos va a hablar de todo ello nuestro gran amigo Charlie Marlow...

Pregón a cargo de En costas extrañas y El corazón de las tinieblas

Charlie, aquí donde lo ven, es un intrépido marinero venido de las más tórridas selvas de África. Él... —lo siento, Charlie, tengo que decírselo— Se ha escapado directamente de las páginas de la novela «El corazón de las Tinieblas», de Joseph Conrad. Con él los dejo, para que les cuente el programa, que yo me voy a almorzar. Tengo por ahí un barrilito de ron…
Hasta más ver. Queden con Dios.

Charlie Marlowe - Antonio García Cuadrado

—(Charlie Marlowe) Llego por los pelos, que conste. La malaria casi acaba conmigo, y por si eso fuera poco luego las fieras, y más tarde los ríos infectados de cocodrilos, parecían haberse puesto de acuerdo para acabar el trabajo.
         »Pero, en fin, no soy yo hombre al que le guste quejarse (ejem, ejem) así que me pondré a lo mío, que es contarles lo que pueden esperar del programa de hoy.
         »En primer lugar tendremos a un insigne trovador. Venido de las cortes de media Europa, y curtido por igual en palacios, plazas y graneros (con alguna actuación estelar, y para poco público, en los pajares de cierta granja), declamará para nosotros sus historias Rodrigo el Magnífico.


Antonio García Cuadrado

Guillermo Glez. Rivero

»A continuación se irán salteando distintas actuaciones: cantará para nosotros el elegante artista italiano Davide Prattini meglio, acompañado como de costumbre por la sin par instrumentista Lucía la Veneciana.



Antonio García Cuadrado

Davide Prattini Meglio - Guillermo Glez. Rivero

 
 Lucía la Veneciana - Guillermo Glez. Rivero

 
Antonio García Cuadrado

»Y danzarán en nuestro escenario las integrantes de la Tribu Samarkanda, un conjunto de bailarinas orientales llegadas del más acá en su alfombra mágica.

Antonio García Cuadrado
Guillermo Glez. Rivero

»Y, por supuesto, intercalaremos trozos del desfile de los Libros Vivientes, dispuestos a abrirse de páginas para mostrarnos todos sus argumentos.

 Guillermo Glez. Rivero

(Más fotos aquí: http://kulturakomissiya.blogspot.com)

»Podréis además reponer fuerzas, en todo momento, degustando las viandas de los dos magníficos bares de esta plaza. Y aflojar vuestras bolsas para comprar maravillosos libros de segunda mano, flores, artículos del mercadillo del Huerto Comunitario de Manoteras y artesanía de la asociación Dcyde.
 »Para poner la guinda al pastel, a las 15 horas (más o menos) celebraremos la entrega de premios de nuestro Certamen Literario. Emoción y suspense hasta el final, pues será en ese momento cuando los esforzados escritores que concursan conozcan el resultado de sus trabajos y fatigas.



Primer y segundo premio categoría de adultos. Había otras dos categorías: juvenil e infantil.


(Antonio García Cuadrado) 














»Y ahora nada más. Que empiece la fiesta.



*** Para quien no recuerde (tal vez no la haya conocido siquiera) la serie de TV que da título a la entrada —como un guiño a otros tiempos y a otros estilos de contar historias— vaya este paréntesis; escuchemos la sintonía que sonó en tantos hogares españoles desde 1971 hasta el 74. Se trata de una versión del I could easily fall in love with you, de The Shadows, con Cliff Richards a la voz.




Si alguno siente curiosidad, o nostalgia, puede encontrar más información de la citada serie aquí: LA FICHA ROSA DEL TRIVIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario